Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta invertirá 20 millones en la zona incendiada de Sierra Morena

El plan de restauración ambiental se extenderá hasta 2008

La Consejería de Medio Ambiente va a invertir 20 millones de euros en la restauración de la zona afectada por el incendio que, a finales de agosto, devastó más de 7.300 hectáreas en Sierra Morena. La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, presentó ayer en Jaén el plan, cuya ejecución se prolongará hasta 2008.

Coves presentó el plan de restauración a los alcaldes de los cuatro municipios que sufrieron el fuego: Aldeaquemada, Santisteban del Puerto, Castellar y Montizón. La consejera lamentó la incidencia que este incendio tendrá en las actividades cinegéticas (el 70% de la superficie calcinada corresponde a fincas privadas dedicadas a la caza) y admitió que la recuperación de todo el monte maduro afectado no se producirá hasta pasados más de 50 años.

De la inversión global prevista, 7,7 millones se destinarán al plan de emergencia, que se extenderá hasta finales de 2005 y que incidirá en obras hidrológicas para el control de la erosión y de las escorrentías, reparación de firmes y actuaciones de alimentación de la fauna cinegética y de protección de las cuatro parejas de águila imperial que hay asentadas en la zona (con repoblaciones de perdiz y conejo).

La segunda fase prevé una inversión de 12,2 millones de euros en trabajos de restauración de la cubierta vegetal que, según destacó la consejera, aprovechará especialmente las especies autóctonas, como encinas, alcornoques o madroños.

Los trabajos cuentan con el asesoramiento científico de profesores de tres universidades andaluzas. Las previsiones de la Consejería apuntan a que el pastizal quemado se recuperará en menos de dos años, el matorral entre tres y siete, mientras que el monte dañado por el incendio (más de 4.500 hectáreas de la superficie afectada era masa arbolada) tardará entre 15 y 20, en el caso del monte joven, y más de 50 años en el caso del monte maduro.

Coves mostró su preocupación por la posibilidad de que haya un rebrote del furtivismo en la zona, aunque agradeció la colaboración que están prestando las asociaciones de cazadores para identificar las zonas de mayor alerta furtiva. En este sentido, tal y como reclamaron el pasado viernes los propietarios de cotos privados de caza, la Consejería de Medio Ambiente está aportando forraje en las explotaciones cinegéticas más afectadas y hará un seguimiento de las poblaciones de caza mayor para la superpoblación.

La consejera de Medio Ambiente señaló que no hay ningún dato nuevo que permita saber si el incendio fue intencionado o fruto de una negligencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2004