Reportaje:

Nokia pierde el tren de la recuperación

Los malos resultados de la empresa arrastran a la baja su cotización bursátil

Este año marcará la recuperación de la telefonía móvil como un dinámico segmento de la economía global. Tanto las principales empresas del sector como los analistas concuerdan en que en 2004 se venderán unos 600 millones de móviles, un 20% más, con lo que el número de usuarios alcanzará la cifra mágica de los 2.000 millones. Pero Nokia, el líder del sector, no está aprovechando el tirón.

El grupo ha obtenido un beneficio de 7.800 millones de coronas suecas en el segundo trimestre, frente a los 200 millones del año anterior

Más información

El mercado ha reaccionado con sorpresa al comprobar que Nokia, la multinacional finlandesa y líder indiscutido del sector, no está preparada para afrontar la esperada recuperación. Hace escasos días, la empresa anunciaba una caída del 5% en sus ventas correspondientes al segundo trimestre de este año, frente a la cifra de 2003 (sus ventas se sitúan ahora en 6.640 millones de euros). Este anuncio ha sido mal recibido por los inversores, que han reaccionado con la venta masiva de títulos. El viernes pasado, el valor de las acciones se desplomaba hasta los 9,18 euros. De esta manera, en cuestión de cuatro meses el gigante finlandés ha perdido casi la mitad de su valor bursátil, unos 45.000 millones de euros.

Una de las estrategias que adoptó Nokia para paliar los malos resultados de primavera fue rebajar los precios hasta un 30% de una serie de modelos de su catálogo. Esto ha motivo una ola de críticas entre los analistas, pues, dado el significativo peso de Nokia todas las empresas del sector han visto reducidos sus beneficios.

Sin embargo, Nokia ha anunciado que continuará con esta política. "En el futuro inmediato continuaremos utilizando la selectividad de precios y esperamos lograr mayor competitividad con nuestros productos, para así conquistar mayor cuota de mercado. Como resultado de esta política, nuestra rentabilidad sufrirá durante el segundo semestre del año 2004", advertía el director general de Nokia, Jorma Olilla. La empresa estima que los beneficios por acción serán para el tercer trimestre de entre 0,08 euros y 0,10 euros por acción, muy por debajo de las previsiones de los analistas, que situaban los beneficios en los 0,17 euros por acción.

Caída de la cuota

En un periodo sorprendentemente corto, Nokia ha visto cómo su cuota de mercado se ha visto reducida desde un cómodo 38% a un 31%. Mientras que los más cercanos competidores -como Motorola, Samgsung, Siemens o Sony-Ericsson- refuerzan sus respectivas cuotas de mercado. Con las cifras del primer trimestre, el Instituto Gartner, de Stamford, Connecticut, toda una autoridad en la materia, reducía la cuota de mercado de Nokia a un 28,9%, mientras situaba a Motorola en un 16,5%. La cifra de Gartner para la empresa coreana Samsung era de un 21,5%, mientras que Siemens se quedaba con un 8,5% y el quinto lugar lo compartían Sony-Ericsson y la coreana LG, con el 5,7%.

La telefonía móvil ha demostrado ser un segmento del mercado altamente sensible. Esto queda demostrado también por el echo de que muchos inversores han perdido la confianza en Nokia y en su capacidad para innovar su catálogo. La incompleta gama de teléfonos móviles es una de las principales razones que ha motivado la caída de sus ventas.

Desde hace aproximadamente un año, las empresas asiáticas introdujeron en el mercado una serie de modelos que han revolucionado el sector. La mayoría de ellos tienen la forma de una almeja y están equipados con un monitor relativamente grande y con una serie de aplicaciones de multimedia, además de cámara fotográfica. Al parecer, las nuevas líneas estéticas de estos modelos han calado profundamente en el mercado. Así lo reconocía un alto ejecutivo de Nokia en una excepcional autocrítica: "Quizá deberíamos haber dado mayor atención a las noticias provenientes de Asia", decía hace unas semanas el jefe del departamento de tecnología, Yrjö Neuvo.

Nokia ha sido incapaz de responder a estos modelos, y en toda su gama de productos encontramos sólo dos modelos relativamente caros que obedecen a esas características. Es también muy significativo que estos dos modelos fueran diseñados y concebidos en las unidades productoras que Nokia posee en Inglaterra. Así, la escuela finlandesa de diseño de móviles, que hasta ahora había mandado en el sector, se ha visto desbordada.

Nokia ha reconocido que en la nueva generación de móviles el diseño puede ser determinante. Hasta ahora, el gigante finlandés había confiado en los diseñadores que les proveían empresas finlandesas, como Alcoteq. Pero esta empresa ha emigrado a China y Estonia y ha comenzado a vender sus servicios a la competencia.

Nuevas actividades

Hace exactamente un año que Nokia llevó a cabo una reestructuración interna, dando así origen a una nueva rama de actividades además de las tradicionales: móviles y construcción de redes. Así nació Nokia Multimedia, que se aventuró en un terreno dominado por gigantes como Microsoft, Cisco, Dell y Hewlett-Packard.

El primer producto de la empresa en este sector, el teléfono-consola N-Cage, fue lanzado con grandes expectativas, pero sólo recibió el rechazo del mercado. Hace dos meses, Nokia anunciaba una reducción del precio del N-Cage, desde 300 a 180 euros, al tiempo que introducía una serie de mejoras técnicas, además de ampliar su gama de juegos.

Nokia se ha planteado como objetivo estratégico controlar el 40% del mercado global. Sin embargo, últimamente ha visto cómo se aleja ese objetivo. A los traspiés sufridos por la división de innovación y diseño, además de los pasos falsos en multimedia, se suma un tercer factor que puede maniatar a la empresa, un ejecutivo demasiado rígido: el 98% de las acciones de Nokia pertenecen a capitales no finlandeses, pero, sin embargo, toda la rama ejecutiva está compuesta por finlandeses muy cercanos a Jorma Olilla.

El caso es que una crisis en Nokia puede afectar seriamente a la economía finlandesa, pues las actividades de la empresa representan el 20% del comercio exterior del país y el 3% del PIB. Quizá se puede aplicar un viejo proverbio finlandés: "Nunca ningún árbol creció hasta el cielo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de agosto de 2004.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50