Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero emplaza a Rajoy a aclarar su postura sobre la reforma constitucional

"Sería conveniente que en el PP hubiera una cierta claridad de posición"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, emplazó ayer al secretario general del PP, Mariano Rajoy, a que aclare su posición sobre la futura reforma de la Constitución española y la Constitución europea a la vista de las declaraciones de José María Aznar de rechazo a cualquier reforma constitucional en España y en las que acusó al Gobierno socialista de perder peso en la Ley Fundamental europea.

Zapatero, en su comparecencia en La Moncloa con el presidente de Perú, Alejandro Toledo, fue emplazado a pronunciarse sobre las declaraciones de Aznar en la inauguración de los seminarios de la FAES, la fundación del PP que él mismo preside. Aznar calificó como el "mayor error imaginable" cualquier reforma constitucional en España debido a la "coincidencia del secesionismo político y la amenaza del terrorismo separatista", y criticó la negociación del Gobierno socialista en la última cumbre de Bruselas, en la que se fijó la representación de España en la Constitución europea, sobre la que recomienda "reflexionar bien". "Teníamos prácticamente el mismo poder que los países grandes y lamentablemente hemos decidido retirarnos".

Zapatero se limitó a señalar que respetaba las opiniones de Aznar, pero se dirigió al secretario general del PP, Mariano Rajoy, en estos términos: "Sí, sería bueno que en el PP hubiera una cierta claridad de posiciones en torno a temas tan trascendentales como es la Constitución europea y la posibilidad de una reforma en los términos que el Gobierno ha planteado de la Constitución española. Sería conveniente para el diálogo, para la clarificación pública, que hubiera esa posición nítida y definida [del PP], y espero que la veamos".

Rajoy, en la entrevista que celebró con Zapatero en La Moncloa en mayo pasado, se comprometió con el presidente del Gobierno a participar en la reforma constitucional, aunque precisó que tal reforma no la consideraba necesaria en estos momentos. Tampoco puso ninguna objeción de principio a los cuatro puntos que, según Zapatero, debe incluir esa reforma: conversión del Senado en Cámara territorial; ampliar la sucesión de la Monarquía a las mujeres; denominación de las 17 comunidades autónomas, y referencia a la Constitución europea. Asimismo, Rajoy adelantó que respaldaría la aprobación de la Constitución europea.

En medios políticos se considera que la intervención de Aznar en la FAES, además de un ataque a Zapatero, supone también una desautorización a su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy. En esa línea se situó ayer el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran, que reclamó a Aznar que "deje tranquila a la dirección de su partido y especialmente al señor Rajoy" porque con "graves reflexiones como las que hizo o con inoportunas visitas a Estados Unidos deja a los dirigentes populares a los pies de los caballos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004