Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M | La comisión parlamentaria

El argelino preso estuvo en contacto con los terroristas el día anterior a la matanza

El argelino Nasreddine Bousbaa mantuvo contactos telefónicos con varios de los terroristas de la célula de Morata de Tajuña -presuntos autores materiales de la matanza en los trenes de la muerte- hasta las 19.58 del día 10 de marzo, es decir, hasta la tarde anterior a los atentados, según detalla el juez Juan del Olmo en el auto por el que acordó el ingreso en prisión incondicional de Bousbaa en la madrileña cárcel de Soto del Real.

El magistrado le ha imputado un delito de colaboración con organización terrorista islamista y otro de falsificación de documento oficial, ya que Bousbaa admitió en su presencia haber participado en la falsificación de pasaportes españoles.

En el auto, el juez destaca que el imputado admitió haber mantenido relaciones en materia de falsificación de pasaportes con Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los coordinadores del 11-M, y que podrían haber sido utilizados por éste para dar cobertura a sus actuaciones delictivas.

El magistrado resalta también que la investigación realizada por la policía descubrió los contactos telefónicos mantenidos entre Bousbaa, que utilizaba el teléfono 660 45 46 42, y cinco de los teléfonos utilizados por los terroristas de la denominada célula de Morata de Tajuña. Los contactos, según el auto, se iniciaron en enero de 2004, y se mantuvieron hasta el día 10 de marzo de 2004 a las 19.58, "siendo especialmente significativo que entre los días 7, 8, 9 y 10 de marzo, a través de tres teléfonos utilizados por miembros de la referida célula, se efectúan nueve llamadas telefónicas al imputado".

Señala el juez que es también "especialmente significativo que en el teléfono de Nasreddine Bousbaa cesan las llamadas entrantes el día 12 de marzo de 2004" y que él deja de llamar el 15 de marzo de 2004, por lo que su actitud es "incomprensible" y su explicación "no puede racionalmente admitirse", ya que los medios de comunicación no hablaron de la implicación de Jamal Ahmidan hasta el 30 de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004