Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pere Esteve tacha de "ingenua" la política comercial exterior de la UE

La Unión Europea (UE) exige el cumplimiento de una extensa normativa a las empresas europeas, pero después no aplica el mismo rasero a los productos que proceden del exterior. Ésa es la tesis del consejero de Comercio, Turismo y Consumo del Gobierno catalán, Pere Esteve, que ayer tachó la política comercial de la UE de "excesivamente ingenua" ante un nutrido grupo de empresarios y ejecutivos reunidos en el Círculo de Economía.

El presidente de Cecot, Eusebi Cima, alertó, en el turno de preguntas, de los temores que despierta entre los empresarios el "desarme arancelario" -en referencia al sector textil- de la UE. Lejos de defender la política comercial exterior europea, Esteve la calificó de "poco realista" y lanzó un dardo envenenado al Ejecutivo europeo. "No es admisible que la competencia no esté sometida a la misma normativa técnica, de seguridad y laboral", dijo. A renglón seguido, acusó al Ejecutivo comunitario de establecer innumerables normas para las empresas europeas "y no exigirlas a las empresas del resto del mundo".

Esteve realizó una encendida defensa del modelo de internacionalización de las empresas catalanas. Achacó el menor dinamismo de los últimos años "a un endémico déficit fiscal inadmisible y con unas consecuencias funestas, porque impide acometer mayores niveles de gasto en educación, sanidad e infraestructuras", lo que a la postre redunda en una menor competitividad. El titular de Comercio de la Generalitat explicó que la inversión catalana en el extranjero "creció el 3,8% en el 2003, frente a una caída de más del 40% en España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004