Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEP BASELGA | Miembro del consejo directivo de la American Society of Clinical Oncology | AVANCES CONTRA EL CÁNCER

"Éste es el principio del fin del cáncer"

El cáncer dejará de ser causa de mortalidad. Estamos cada vez más cerca. Es algo imprevisible, pero ocurrirá". Lo dice con voz suave pero firme el oncólogo español Josep Baselga, de 44 años, uno de los 13 miembros del consejo directivo de la American Society of Clinical Oncology (ASCO), la sociedad científica que marca el rumbo del tratamiento del cáncer en todo el mundo. Y continúa: "Estamos cada vez más cerca. No nos vamos a levantar un día y comunicar de repente que el cáncer se ha curado, pero lo cierto es que le estamos ganando día a día".

Para remachar sus palabras, el oncólogo abre su ordenador portátil y muestra una presentación que se ha traído a la reunión anual de la ASCO en Nueva Orleans. Son diapositivas con radiografías y gráficos de un caso de cáncer de pulmón metastásico curado de forma espectacular hace un año en Boston (EE UU). Baselga muestra cómo al poco de recibir un nuevo tratamiento con pastillas, la enferma empezó a respirar bien, se normalizó la radiografía del pulmón y desaparecieron las metástasis hepáticas. Estaba curada.

"Ahora sabemos cómo avanzar porque la terapia molecular orienta la investigación"

La clave del éxito, explica con entusiasmo, es que el fármaco en cuestión, denominado ZD1839 o gefitinib, actuaba no ya sólo sobre un receptor de las células cancerosas, sino sobre una mutación específica del receptor. "Cuando comprobamos que en pacientes con cáncer de pulmón avanzado existe esa mutación, podemos conseguir respuestas del 100%", subraya Baselga.

"Ahora ya no estamos avanzando a ciegas; ahora tenemos dianas moleculares para actuar con fármacos específicos", explica. "Estamos a punto de entrar en un nuevo paradigma del tratamiento del cáncer. Estamos haciendo historia. Éste es el principio del fin del cáncer".

Las rotundas palabras quedan flotando unos instantes en el silencio. Pero Baselga lo acaba rompiendo: "No, no es euforia, pero soy optimista".

El optimismo de este oncólogo, que pasó una década de formación en Estados Unidos y ahora es coordinador de Oncología Médica, Hematología y Radioterapia del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, parece de raíz puramente científica. "El gran cambio que trae la terapia molecular del cáncer es que existe un marco en el que se puede trabajar conceptualmente. Ahora sabemos cómo avanzar, porque la terapia molecular marca las pautas de la investigación. Si dominamos el genoma y las moléculas, vamos a dominar el cáncer".

Baselga se empezó a interesar por el cáncer a mediados de la década de 1980, cuando se descubrieron los receptores HER 1 y 2 de las células tumorales, que, a la postre, están resultando dos moléculas fundamentales para el tratamiento de algunos cánceres. "Tendremos todas las moléculas", asegura ahora con convencimiento.

Parte de la idea de que "la biología es reduccionista". Y, aunque reconoce que "estamos en un momento de gran complejidad", está convencido de que "los mecanismos moleculares del cáncer resultarán más sencillos de lo que ahora pensamos. Los procesos de malignización serán pocos. Habrá implicados no más de un centenar de eventos moleculares".

A Baselga se le reconoce internacionalmente como uno de los oncólogos con mayor prestigio en investigación traslacional, es decir, la que traslada los avances científicos a la clínica. El objetivo que ya avista es tener el cáncer bajo control: "Si se puede ofrecer a los pacientes una buena calidad de vida, que puedan seguir trabajando y haciendo una vida normal, ¿qué importa tener cáncer?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004