OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Traviesas de tren, cancerígenas, en casa

El 30 de mayo leí en su periódico una noticia que me alarmó: la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid estaba recomendando la retirada de las traviesas de tren usadas de parques y jardines donde pudiera haber contacto directo de niños y mayores con este material, impregnado por un compuesto químico, la creosota, con "un poder cancerígeno muy superior al que se le venía atribuyendo".

Yo tengo un niño de dos años y hace un año coloqué bastantes traviesas en el jardín de mi casa. Alarmada, llamé a la Consejería para recibir información y asesoramiento. Después de intentar contactar con la persona adecuada durante dos días, al tercero, por fin, conseguí que una funcionaria del Servicio de Sanidad Ambiental, muy amablemente, eso sí, me indicara que no se estaban dando indicaciones especiales a particulares, simplemente, "como precaución", las podía tapar con un barniz para evitar el contacto directo; ¿quién puede creerse que así se elimina el riesgo?

Si desde el año 1999 está prohibido este compuesto en países como Holanda o Reino Unido, si en 2001 ya existía una Directiva comunitaria en esta misma línea, si desde 2002 está aprobada la orden española que prohíbe la comercialización de creosota y productos impregnados, aunque no entrara en vigor hasta junio de 2003, ¿por qué no se ha informado a la población del riesgo de un material al que se está dando uso doméstico?

¿Quién se ha beneficiado de este retraso en la información?, ¿por qué se retiran de parques y colegios en lugar de "barnizarlas", y no se da ninguna solución para los domicilios, donde el riesgo es mayor?

Todo este asunto pone en evidencia la irresponsabilidad de las autoridades sanitarias en Madrid y la indefensión e información a la que estamos sometidos los consumidores, que, al final, pagamos todo, con nuestro dinero y con nuestra salud.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS