Reportaje:LA POSGUERRA DE IRAK | Bush en Europa

Condecorados 60 años después

Los veteranos son la estrella antes de que los líderes mundiales lleguen a Normandía

La Francia oficial reparó ayer el olvido de los supervivientes de una unidad militar británica que, integrada por 177 franceses, se enfrentó a tropas hitlerianas tras el desembarco en una de las playas de Normandía, hace 60 años, con un elevado porcentaje de muertos y heridos. La tardía entrega de la Legión de Honor se produjo en pararelo con la entrega de la misma condecoración a 99 veteranos norteamericanos, incluidas cinco mujeres que sirvieron como enfermeras, y a tres australianos.

Los supervivientes anglosajones recibieron sus condecoraciones en el solemne marco de Los Inválidos de París, impuestas por tres ministros franceses. La operación seducción tiene que ver también con el objetivo de restablecer la buena imagen de Francia en países que la han criticado por resistirse a avalar la invasión de Irak. Los veteranos y sus familias habían llegado la víspera en un vuelo especial de Air France y se han visto rodeados de las máximas atenciones en 24 hoteles de lujo, reservados para la operación.

Más información
Chirac proclama en Normandía que la ONU es la garantía de un mundo "libre y justo"
Alemania, de enemigo histórico a aliado fiable

Mientras tanto, en la playa normanda de Sword se entregó la Legión de Honor a seis supervivientes de los 177 fusileros marinos franceses que desembarcaron con uniforme británico y al margen de las tropas del general De Gaulle, entonces jefe del Gobierno provisional francés en Argel, que fue mantenido en la ignorancia de los planes del desembarco hasta 48 horas antes de iniciarlo. De Gaulle guardó tal rencor que en 1964, cuando era presidente de la República, se negó a tomar parte en las ceremonias de los veteranos aliados en Normandía.

Una de las explicaciones se exhibe estos días en la antecámara del despacho del ministro de Exteriores francés, Michel Barnier. Consiste en un documento de 1943 en el que se da cuenta de que los aliados han excluido a los franceses de su sistema de comunicaciones codificadas a causa de las "indiscreciones" de éstos. No es la única causa de la desconfianza de Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill hacia De Gaulle, de las que hay trazas mucho más políticas en los libros de historia.

Paul Chouteau, que fue herido tras poner el pie en la playa de Sword, no ocultaba ayer su emoción al recibir la Legión de Honor, de la que dijo que llega "un poco tarde". Otro de los condecorados, François Andriot, fue al grano: "El general De Gaulle se olvidó de nosotros, hay que decirlo. Y los otros gobiernos, también".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Mientras tanto, 600 paracaidistas estadounidenses y franceses saltaron, en pleno día, para recordar a los 15.000 norteamericanos que fueron lanzados de noche, el 6 de junio de 1944, antes de que comenzara el desembarco por mar. Y el príncipe Carlos inauguró una reproducción de los planeadores Horsa, curiosos aparatos de madera construidos por los británicos para sus tropas aerotransportadas. Uno de los pilotos supervivientes acompañó al heredero de la Corona británica en la visita a la reproducción del aparato, cada uno de los cuales cargaba 30 soldados y los depositaba en tierra entre las líneas enemigas.

Veteranos de guerra británicos, junto al Príncipe de Gales durante un acto en Normandía.
Veteranos de guerra británicos, junto al Príncipe de Gales durante un acto en Normandía.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS