El FMI elige a Rodrigo Rato director gerente para los próximos cinco años

El consejo ejecutivo del organismo aprueba por consenso la candidatura del ex ministro español

Rodrigo Rato ya puede empezar a trasladar su residencia a Washington. El consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) dio ayer por "consenso" su bendición definitiva a la candidatura del ex vicepresidente y ex ministro de Economía español para ocupar el puesto de director gerente durante los próximos cinco años, con posibilidades de reelección. Rato, de 55 años, se convierte así en el único español al frente de un organismo internacional en la actualidad, después de los pasos de Javier Solana como secretario general de la OTAN y de Federico Mayor Zaragoza en la Unesco.

Más información
Retirada por la puerta grande
Rato ve posible un cambio "no abrupto" en los tipos de interés
Rato coge las riendas del FMI con la sensación de comenzar "una nueva vida"

No hubo sorpresas. La candidatura de Rato prosperó frente a la de su único competidor, Mohamed El Erian, un estadounidense de origen egipcio y actual director de operaciones del fondo de inversiones PIMCO. Pero no hubo un voto unánime. Los 24 miembros del consejo de gobierno, reunidos en Washington, tomaron la decisión en un proceso de dos fases. En una primera tanda, se realizó una votación confidencial, en la que el ex ministro obtuvo "la mayoría", según un comunicado del FMI en el que no se especificaba el número de votos favorables. Después, "los directores procedieron formalmente a elegir a Rato por consenso". Además de director gerente, Rato será presidente del directorio ejecutivo del Fondo.

Rato, que sustituye en el cargo al alemán Horst Köhler, contaba de antemano con el apoyo expreso de la Unión Europea, de la mayoría de los países Latinoamericanos y del principal contribuyente del Fondo, Estados Unidos, el único país con capacidad para ejercer el poder de veto. Un derecho al que recurrió en 2000 cuando bloqueó la candidatura del alemán Caio Koch-Wesser y se eligió a Köhler.

A Rodrigo Rato le avalaba además su gestión política en la vicepresidencia del Gobierno del Partido Popular y sus conocimientos económicos por la cartera que ocupó durante ocho años al frente del Ministerio de Economía. El camino no ha sido fácil, porque primero Rato tuvo que empezar a imponerse en el proceso de designación abierto en el seno de la UE a la candidatura franco-alemana de Jean Lemierre, actual presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). El ex ministro español, por último, hizo valer sus cualidades en una entrevista con los directores del Fondo en la capital estadounidense.

La designación de Rato preserva además una tradición arraigada en el FMI desde su creación en 1944 -en la conferencia de Bretton Woods- por la que es un europeo en el que se pone al frente de esta institución internacional, mientras que un estadounidense se queda con el Banco Mundial. Pero esta vez no será ni un alemán ni un francés, como estaba preestablecido, lo que ayudó a que prosperara la candidatura del español. Esta forma de proceder en el reparto de los cargos, sin embargo, está siendo muy criticada en círculos académicos, países en vías de desarrollo y organizaciones no gubernamentales, que la consideran como un pacto de caballeros anclado en el pasado que debe reformarse.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Será una de las cuestiones que deberá abordar Rodrigo Rato durante su mandato al frente del FMI y de difícil solución por el poder que ostentan en la institución Estados Unidos, Europa y Japón. Su antecesor, el alemán Horst Köhler, se mostró siempre a favor del cambio en la estructura de voto que domina desde hace 60 años en el consejo de gobierno del FMI, porque consideraba que no representaba convenientemente el peso de los países en desarrollo en la escena ni en la economía mundial.

Acuerdo con Argentina

El otro plato caliente que tendrá sobre la mesa el sucesor de Köhler será el de revisar el acuerdo financiero con Argentina y ahí la candidatura de Rato ganó muchos enteros por su sensibilidad hacia América latina. La región entera confía en que el FMI adopte una postura más suave respecto a las condiciones que se imponen para la concesión de los préstamos. Sin embargo, Rato no es de esos gestores que se caracterizan por se débiles, al contrario, su fama es de hombre duro frente a los díscolos.

La semana pasada, tras ser entrevistado por los directores del Fondo en Washington, el ex ministro se comprometió a seguir a América Latina "con mucha atención, en caso de ser nombrado director gerente: "Como español y como ministro, creo que he tenido un claro compromiso con muchas partes del mundo, entre ellas sin duda América Latina".

Rodrigo Rato.
Rodrigo Rato.SCIAMMARELLA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS