El PP de Elche reclama más volumen de edificación en el plan de Arenales del Sol que criticó por su densidad

La nueva portavoz del grupo popular del Ayuntamiento de Elche Josefa Martín, criticó ayer al concejal de Urbanismo del Consistorio, Emilio Martínez, por su decisión de reducir el número de viviendas en el Plan Parcial de Arenales del Sol (AR-1), que preveía antes de septiembre la construcción de 3.200 viviendas en la costa ilicitana. Martín afirmó que la decisión del equipo de Gobierno "supone la opción más lesiva para los intereses municipales", y exigió un informe jurídico por escrito que diera validez a la actuación del edil socialista.

La portavoz municipal apuntó que con esta decisión se pierden cerca de 14.000 metros cuadrados de edificabilidad en propiedad del Ayuntamiento que podría subastar o aprovechar para los ciudadanos. El pasado año, el PP denunció unas serie de errores cometidos en este planeamiento, criticó su alta densidad y se opuso a este plan en todas las comisiones, aunque por sorpresa votó en contra de su paralización en septiembre, cuando el gobierno municipal reconoció varios errores.

Por su parte, el concejal de Urbanismo apeló al artículo 64 de la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU), según el cual, el aprovechamiento tipo a aplicar en los planes parciales es el mismo que el que establece "el planeamiento general". De este modo, a su juicio, no hay pérdida de terreno edificable que pertenezca al Ayuntamiento, sino una reducción general de la edificabilidad. "Nosotros hemos aplicado la legalidad en este tema, y si aplicáramos la hipótesis del PP no lograríamos el modelo de ciudad abierta, sin masificación y sin grandes densidades de edificios que proponemos", apuntó el edil.

La discusión entre los dos grupos políticos durante la comisión urbanística terminó con la votación del dictamen, que dio el visto bueno al plan con los votos en solitario del PSPV y la oposición del PP y EU. Con varios meses de retraso, el plan parcial logra el visto bueno a falta de su debate en el pleno.

El Ayuntamiento suspendió este plan urbanístico en septiembre, después de que Medio Ambiente exigiera la propiedad de una colina de 18.000 metros cuadrados, incluida en el reparto de solares y el respeto a la línea marítimo-terrestre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS