Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FÉLIX CASTRO | Ingeniero Naval

"La imaginación del cubano para crear palabras es infinita"

Félix Castro (San Antonio de Río Blanco, La Habana, 1945) es ingeniero naval en paro y se siente un "intelectual frustrado". Estudió en Polonia, combatió en Angola, marchó a España y actualmente vive en Cádiz. Sin formación filológica, ha reunido más de 3.500 voces y frases cubanas en un monumental diccionario, El Mataburros del Cubiche, para cuya publicación busca un editor.

Pregunta. ¿Cómo surge la idea de El Mataburros?

Respuesta. De niño hablaba mucho en jerigonza. Un día leí un artículo de la revista Bohemia dedicado a lo que en aquel tiempo se llamaba el lenguaje de los chucheros, los quinquis, y se me encendió el bombillo. Estando en España sin permiso de trabajo, me iba a la biblioteca de Gijón a leer todos los libros de temática cubana que encontraba, y así empecé a trabajar.

P. ¿Ha seguido algún método para rastrear el origen de las entradas del libro?

R. La primera fuente es la memoria. Yo siempre viví en un ambiente de gente de solar y pronto aprendí su lenguaje. Luego consulté muchos libros, el Diccionario de la Real Academia Española (D.R.A.E.), estudios cubanos, novelas... Vino el boom de los escritores cubanos y me vi más motivado todavía. También fue decisiva la lectura de El Habla de Cádiz del profesor Payán Sotomayor.

P. ¿Hay tantas diferencias con el castellano peninsular español?

R. Sin duda abismales, sobre todo entre las personas de extracto social bajo, que hablan un idioma que a veces ni los mismos cubanos entienden.

P. ¿Cuál es el cubanismo más ingenioso que ha encontrado?

R. Hay muchos, la imaginación del cubano para crear palabras es infinita. Guataca, por ejemplo, designa al azadón, al adulador, a la oreja... Chivo es el macho de la cabra, pero también la perilla o barba del mentón, la bicicleta, la chuleta para los exámenes, una chapuza, un negocio ilegal... "Chivo que rompe tambor, con su pellejo paga... y lo que es peor, en chilindrón acaba".

P. ¿Qué cubanismo definiría la actual situación de su país?

R. De pinga, pésima.

P. ¿Y la de España?

R. Empingá: buena, guay, de excelente calidad.

P. Fidel Castro se merece el cubanismo de...

R. Allá lo llaman El Caballo. Yo le pondría el de quendi: el loco.

P. ¿El uso cotidiano del habla garantiza futuras ediciones de El Mataburros?

R. El idioma siempre está en constante evolución. Un diccionario es cosa de nunca acabar, pero me conformaría con poder publicar una buena primera edición de El Mataburros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 2004