El euro alcanza un máximo y el oro vuelve a niveles históricos

El euro y el oro, los dos valores más beneficiados a lo largo de 2003 a raíz de la debilidad del dólar, cerraron el año marcando máximos históricos. La moneda única acabó en un tipo de cambio récord de 1,2535 dólares, mientras que el oro llegó a cotizar a 417 dólares por onza, el nivel más alto en ocho años.

La mayoría de los expertos sostiene que la tendencia al alza de ambos valores se mantendrá hasta bien entrado 2004, dependiendo de cómo evolucione la economía estadounidense en los primeros trimestres del año que viene y de las políticas monetarias tanto de la Reserva Federal (banco central) de EE UU, como del Banco Central Europeo (BCE).

El euro y el oro han servido como valor refugio de los inversores ante la incertidumbre que ha dejado casi dos años de guerras, primero en Afganistán y luego en Irak, encabezadas en ambos casos por EE UU.

Más información

La amenaza permanente del terrorismo, sumada a problemas económicos propios como el déficit público o el mal de las vacas locas que vive EE UU han debilitado al dólar contra 10 de las 12 principales divisas del mundo.

El oro, mientras tanto, ha servido de punto de encuentro para los inversores más cautelosos. Ayer, el metal precioso tocaba un máximo de ocho años en el mercado de Londres, pero estaba a punto de batir su nivel más alto en 14 años en el mercado neoyorquino, el más alterado por las más recientes amenazas de posibles ataques terroristas como los del 11-S.

El barril de crudo cierra el año en 30 dólares, dos por encima de la media de todo 2003. Durante las primeras semanas del próximo año el mercado estará muy pendiente de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevista para el próximo 10 de febrero en Argel. El cartel decidirá allí si recorta la producción para impulsar más los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de diciembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50