Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tres aspirantes para un relevo

Pasqual Mollà, Presentación Urán y Glòria Marcos optan a suceder a Joan Ribó en Esquerra Unida

Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) vive tiempos de reuniones, enmiendas, negociaciones y propuestas de candidaturas: la organización se prepara para su octava asamblea, convocada para los días 5, 6 y 7 de diciembre próximo y de la que saldrá una nueva dirección, ya que el hasta ahora coordinador general, Joan Ribó, no continuará en el puesto, aunque seguirá como portavoz del grupo parlamentario en las Cortes Valencianas. En la asamblea serán elegidos los componentes del nuevo Consell Polític, que, a su vez, nombrará al nuevo coordinador. El cónclave también servirá para preparar la séptima asamblea de Izquierda Unida y para elegir a los integrantes de los primeros puestos de las listas de las elecciones generales de marzo.

La VIII Asamblea de EUPV se celebrará durante el 'puente' de la Constitución

Tres destacados integrantes de la organización han anunciado su propósito de optar al puesto que ha ocupado Ribó en los últimos seis años. Pasqual Mollà, ex diputado autonómico y miembro de la corriente nacionalista Esquerra i País, fue el primero que anunció su candidatura, que presentó formalmente el día 4 de octubre ante el Consell Nacional, el mismo día que lo hacía la segunda aspirante, la independiente y también ex diputada autonómica Glòria Marcos, actual representante de EU en el consejo de administración de Ràdio Televisió Valenciana. La última candidatura presentada ha sido la de la diputada nacional Presentación Urán, elegida por el Partit Comunista del País Valencià, que modifica el reparto de fuerzas y que de alguna manera está forzando una situación. En principio, los tres candidatos cuentan con posibilidades de relevar a Ribó. Mollà, Urán y Marcos tienen previsto reunirse el próximo día 21 para negociar.

Todo está muy abierto, señalan en la formación de izquierdas, que ha visto mejorar sus posibilidades en los últimos meses y atraviesa por una situación de cierta estabilidad, una vez superados tiempos más convulsos y difíciles gracias, entre otras cuestiones, a que ha recuperado en las urnas parte del terreno perdido en los últimos años. En este escenario, el clima es en principio favorable a un acuerdo entre candidatos, que ya han hablado entre sí. Desde luego, lo que no hay en esta ocasión son las crispaciones registradas en otros procesos asamblearios de la organización de izquierdas.

"Estoy detectando que la gran mayoría de la afiliación quiere que haya un acuerdo para la elección de la dirección", dice Pasqual Mollà, quien asegura que "ya hay un acuerdo básico en términos políticos". Según Mollà, "la gente quiere que se le dé un impulso a Esquerra Unida y la mayoría está por el consenso". El candidato cree que el acuerdo "es posible", aunque vaticina que no llegará hasta el último momento. Respecto a la aplicación práctica de un hipotético acuerdo entre los candidatos, Mollà se inclina por una "multicefalia" en EU, donde él sería el coordinador general, Urán se ocuparía del área de organización y Marcos se constituiría en la voz del partido, todo eso con Ribó como portavoz parlamentario. Mollà está convencido de que "más de un 80%" de la militancia quiere que la octava asamblea "represente un salto cualitativo" en la política de EU y que para eso hace falta un acuerdo que permita conformar un equipo con las personas más importantes y en el que estén representados todos los sectores del partido.

Un objetivo que Presentación Urán ve más difícil: "La situación está complicada, pero no creo que sea imposible". Como Pasqual Mollà, la diputada nacional cree que la militancia es favorable a un acuerdo entre candidatos. Sin embargo, la candidata del PCPV discrepa en lo referente a la "multicefalia". "Aquí de lo que se habla es de la capacidad de incidencia de los diversos sectores", dice. En todo caso, para Presentación Urán lo importante es "no interiorizar" en los problemas de la organización, sino "trabajar hacia afuera", porque Esquerra Unida debe ocuparse de "dar respuesta a los problemas de la gente".

Por su parte, Glòria Marcos coincide con Mollà en que la organización está "menos tensionada" que otras veces. "Y eso es positivo". También considera que todo está muy abierto: "Esquerra Unida es una organización viva, con personas disponibles para dirigirla". Pero Marcos dice que no se ha abierto ninguna negociación entre candidatos. "De momento sólo ha habido contactos", precisa. Respecto a la posibilidad de alcanzar algún acuerdo, Glòria Marcos señala que es algo que se tiene que hacer "en función de lo que se pueda negociar", y añade: "No veo que nadie haya puesto sobre la mesa los ejes necesarios para empezar a negociar". De todas formas, dice que el acuerdo es "necesario". En todo caso, la ex diputada cree que EU afronta momentos importantes que permitirán "consolidar" la organización y establecer "nítidamente su perfil de izquierdas", además de "rejuvenecer" el partido.

Pero todas estas apreciaciones en las que existen bastantes coincidencias quedan al margen de otros asuntos políticos de mayor calado en los que los tres candidatos pueden encontrar más dificultades para entenderse. Uno de ellos es el de la posibilidad de una candidatura conjunta con el Bloc, que Mollà aceptaría antes que Marcos y Urán. Otro sería el referente a la coalición de L'Entesa, una estructura en torno a la cual también surgen discrepancias. Pero hay muchos más y los tres candidatos lo saben.

Como saben, también, que de en la asamblea de diciembre habrá que contar con otros grupos de EU que aspiran a tener representación en el Consell Polític, como es el caso de la corriente minoritaria Espai Alternatiu, o que cuentan con importantes apoyos, como los independientes de Castellón que lidera el diputado autonómico Ramon Cardona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de noviembre de 2003