Hacienda renuncia a extender a las tres diputaciones el conflicto por el Cupo

El Consejo Vasco de Finanzas calcula hoy las previsiones de recaudación para 2004

La vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, ha renunciado a extender entre las instituciones vascas el conflicto que le enfrenta con el Gobierno central por los 32 millones de euros del Cupo. El Consejo Vasco de Finanzas, que reúne al Ejecutivo y las tres diputaciones, realizará hoy las previsiones del cierre de recaudación para este año y apuntará la primera previsión para 2004. En esos cálculos no se han incluido los 32 millones que la Hacienda autónoma dejó de pagar al Estado el pasado mayo.

Antes de la reunión de hoy, cabía preguntarse si el Gobierno llevaría hasta sus últimas consecuencias el descuento de los 32 polémicos millones correspondientes al Cupo de 2001 que hizo aduciendo la transferencia del Insalud a las comunidades autónomas que aún no la tenían. De hacerlo, habría trasladado el conflicto a las cuentas de todo el entramado institucional. La reunión de hoy influye directamente en la elaboración de los presupuestos tanto del Ejecutivo como de las diputaciones y los ayuntamientos.

Más información

La Hacienda vasca, mediante una iniciativa aparentemente unilateral del Ejecutivo, se negó en mayo a abonar 32 millones del pago parcial que realiza Euskadi a la Administarción estatal por la liquidación del Cupo. La decisión ha reabierto el conflicto cerrado en su día con el pacto alcanzado en el nuevo Concierto.

El Ministerio de Hacienda ha amenazado con descontar esa cifra en uno de los dos próximos pagos -en octubre o en diciembre- por la liquidación de los impuestos especiales. El Gobierno central tomó esa decisión hace dos semanas, tras conocer que el Ejecutivo de Vitoria reclama otros 18 millones más, aunque no se los ha descontado.

Ya que las Haciendas vascas se ahorraron el pago de esos 32 millones, la vicelehendakari podría haber llevado a la reunión de hoy un cálculo por el cual ese dinero pasaría a engrosar los próximos presupuestos del propio Gobierno y las diputaciones. Ello habría supuesto extender el conflicto. La Diputación de Álava, que intenta mediar entre las dos administraciones, no habría podido admitir una solución así. Esta medida hubiera impedido la aprobación de las aportaciones de previsión de cierre.

Zenarruzabeitia ha optado finalmente por llevar a la cita con los tres diputados generales unas cuentas que no incluyen el descuento de los 32 millones, lo cual propiciará el consenso. Como en las demás reuniones ordinarias del Consejo en octubre, se realizará en primer lugar una previsión del cierre de recaudación de impuestos para este año.

La previsión de recaudación de 2003, establecida hace un año, determinaba un crecimiento del 3,5% y alcanzar los 8.952,3 millones de euros. La previsión para Álava llegaba a 1.422,8 millones, con un aumento del 3,8%; Vizcaya, 4.555,6 millones, un 3,5% más, y Guipúzcoa, 2.919 millones con un alza de un 3,3%. Fuentes de las haciendas señalan que probablemente la recaudación superará las previsiones.

En función de los números que presente cada Hacienda foral, se recalculará el coeficiente de cada Diputación. Álava tiene ahora un 16,59%, Vizcaya el 50,2% y Guipúzcoa un 16,59%. También se calculará el dinero proveniente del Fondo de Solidaridad que puede recibir una diputación si recauda menos de lo previsto. Al cierre del pasado año no hizo falta recurrir a ese fondo.

En ese sentido, las reuniones previas al Consejo han puesto de manifiesto pequeñas diferencias de criterio entre las diputaciones en aspectos técnicos. Estas discrepancias "no deben ser importantes", según indican las propias Haciendas forales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de octubre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50