Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICA

Antonio Muñoz Zamora, superviviente de Mauthausen

Antonio Muñoz Zamora, el último almeriense superviviente del Holocausto nazi, murió la noche del jueves tras una larga enfermedad en el centro hospitalario de Cruz Roja, en Almería. Tenía 84 años.

Con su muerte desaparece también un testimonio del horror nazi y un referente político para la provincia.

La trayectoria política y sindical de Antonio Muñoz Zamora arrancó con su lucha en el bando republicano durante la Guerra Civil española, en los frentes del Jarama, Brunete y Ebro.

En 1939, ante el cerco del bando nacional, se marchó a Francia y formó parte de la resistencia francesa contra la invasión alemana hasta que cayó prisionero y fue deportado al campo de concentración de Mauthausen, de donde logró salir con vida con tan sólo 29 kilos de peso.

Regresó a España en 1963 y dirigió la lucha clandestina del PCE en Almería. Abandonó este partido junto al grupo que lideraba Santiago Carrillo e ingresó en el Partido Socialisto Obrero Español de Almería, en el que llegó a ser presidente.

Tanto las direcciones provinciales del PSOE como de Izquierda Unida expresaron ayer su consternación por la pérdida de un hombre "luchador por las libertades, por los derechos populares y por la emancipación de la clase trabajadora".

El militante socialista, hijo predilecto de la ciudad de Almería, destacó por su actividad en pro de recordar el Holocausto nazi y, fundamentalmente, el sufrimiento y la muerte de republicanos almerienses en los campos de concentración alemanes, en especial el de Mauthausen.

Muñoz Zamora era delegado en Andalucía de la Asociación Amical de Mauthausen, una institución que representa a las víctimas de los campos alemanes y cuyo objetivo es mantener viva la memoria del horror del régimen nazi.

Esta lucha y tesón llevó a la ciudad a erigir en el parque de las Almadravillas un monumento a los almerienses caídos en este campo de exterminio que será testigo, el próximo sábado a las 12.30, de su último adiós con sus cenizas esparcidas.

Izquierda Unida quiso ayer hacer un llamamiento para que la memoria histórica de Antonio Muñoz Zamora y las atrocidades de lo que significó el nazismo y el fascismo "sea divulgada entre las generaciones jóvenes". El almeriense deja viuda, Simone Vabli, y dos hijas, Dolores y Ana.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2003