Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato acepta que existen "responsabilidades políticas" en el encarecimiento de los pisos

Madrid / Oviedo

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, admitió ayer "responsabilidades políticas" en el encarecimiento de la vivienda, pero incidió en que el Gobierno está aplicando medidas para combatirlo.

"En el tema del encarecimiento de la vivienda aceptamos responsabilidades políticas y aceptamos la necesidad de cambiar la manera de funcionar de las administraciones públicas", señaló Rato en un acto de precampaña de la candidata del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

El responsable de Economía añadió que el Ejecutivo debe aceptar las críticas y comprometerse con actuaciones ambiciosas para resolver el problema de la escalada de la vivienda, pese a que "mucha gente ha visto aumentar su patrimonio" por ese motivo. Así, abogó por aumentar el gasto público, introducir deducciones fiscales, avanzar en las políticas de liberalización de suelo, fomentar el alquiler y apoyar a los jóvenes en la adquisición de su primera vivienda, entre otras medidas.

Rato se refirió también al programa económico del PSOE, sobre el que dijo que está "subcontratando a gente fuera del partido". Con respecto a la vivienda, el ministro criticó que la propuesta económica socialista "desprecia la construcción", a pesar de que este sector es responsable del 15% del producto interior bruto.

Frente a la actitud del Gobierno de admitir el problema, los constructores optaron ayer por eludirlo. El vicepresidente de la Asociación de Promotores Constructores de España, Apolinar Cuesta, negó que exista una burbuja inmobiliaria. "No hay stock y continúa la demanda", es decir, "lo que se produce se vende" y, por tanto, según Cuesta, "no se puede hablar de burbuja".

El número dos de los promotores constructores denunció una "intoxicación mediática" que afecta al sector. Cuesta aboga por "interpretar los datos en su justa medida" y atribuye el problema de la vivienda al elevado coste del suelo y a su escasa producción. También se refirió a la fiscalidad, que "a menudo sobrepasa el 15% del coste de la vivienda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 2003