DERECHOS DE AUTOR

La SGAE defiende ampliar en el futuro "por consenso" el canon del CD a otros soportes

La Business Software Alliance (BSA) calcula que en cuatro años la recaudación por el canon crecerá un 500 por cien

La progresiva implantación en Europa de cánones sobre los CD y DVD vírgenes se hace entre polémica. La SGAE defiende su necesidad para recompensar a los autores por la copia privada. La Business Software Alliance, por su parte, critica su existencia porque perjudicará la competitividad en Europa y puede confundir al consumidor que al pagar el canon puede pensar que está legitimado para la piratería. Muy distinto es el criterio de la SGAE, la entidad de gestión de derechos de autor española que ha impulsado el acuerdo del canon con los fabricantes.

La SGAE considera que el acuerdo ha tardado mucho en llegar. Igual ocurrió en 1992 cuando se fijó la "remuneración compensatoria" -en la SGAE no se habla de canon- sobre las casetes y cintas de vídeo. "Ya hacía más de 10 años que existían estos soportes cuando se aplicó. Tal lentitud no es aceptable. Y, aunque se requiere cierto sogiego para examinar la evolución tecnológica, del mercado y los hábitos de consumo, con las nuevas tecnologías el proceso debe ser más rápido", comenta Pablo Hernández, director de los servicios jurídicos de la entidad, a quien no se le escapa estudiar ningún resquicio de la polémica.

Más información

Tarifas existentes

En función de los cambios en la tecnología, los mercados y los hábitos, la SGAE no descarta aplicar en el futuro los mismos principios con que justifican el actual canon a nuevos soportes. "El modelo lo tenemos en países como Francia o Alemania. En Francia, donde la remuneración compensatoria para estos nuevos soportes tuvo el apoyo parlamentario, la Ley contempla una comisión en la que tienen cabida fabricantes, autores y consumidores. Tambien sería aceptable que fuera el Parlamento quien fijara las futuras tarifas. Lo que no es posible es que todo quede en manos de la Administración porque la experiencia hasta ahora no es positiva, la maquinaria es lentísima y puede actuar en función de otras necesidades, como la corrección del IPC, ajenas al pacto colectivo que supone la copia privada entre el autor y la sociedad".

La reflexión sorprende de entrada porque, en el caso español, los consumidores no han tenido ni voz ni voto en la fijación del reciente canon. "Es que en este caso se trataba de transar pleitos judiciales y de cómo aplicar las tarifas legales existentes a los soportes digitales. Las tarifas ya estaban en la ley y hemos llegado a un acuerdo con los fabricantes tras seis sentencias favorables a los intereses de los autores y después de varios años de frustradas negociaciones". Según la BSA, la recaudación por cánones tendrá un gran incremento en los próximos años en Europa. Para el 2006 se calcula un incremento del 500% sobre la cantidad obtenida durante 2002 en Francia, Alemania, Italia, Holanda y España. La cifra total pasaría de los 309,39 millones de euros obtenidos durante 2002 a 1.500 millones de euros en 2006. Francisco Mingorance, el director para Europa de la BSA defiende que la UE estudie la aplicación de otros métodos para asegurar que los usuarios de contenidos de Internet paguen exactamente por aquello que usan. "El estudio sugiere que la fijación de los cánones se hace con matemáticas mágicas. Los consumidores se pueden estar preguntando qué están comprando cuando pagan un canon".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50