El desmontaje del paso elevado de Cuatro Caminos, en octubre

El 'scalextric' será sustituido por dos túneles de 500 metros de longitud

Una vieja promesa del anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano, va a hacerse realidad con cuatro años de retraso: el Ayuntamiento iniciará en octubre el desmontaje del paso elevado de Cuatro Caminos y su sustitución por dos túneles de 500 metros. Esa obra, anunciada en 1999 y paralizada en 2001, obligará a desviar por la avenida de la Reina Victoria y la calle de Raimundo Fernández Villaverde a los coches que ahora usan el scalextric, lo que podría crear monumentales atascos en la glorieta en los 16 meses que durarán los trabajos.

Más información

A pesar de ese oscuro panorama, el segundo teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Pío García-Escudero, afirmó ayer, en la presentación del proyecto ante los periodistas, que el tráfico se mantendrá como hasta ahora en toda la glorieta. No habrá cortes de circulación. Aunque parezca difícil de imaginar, los obreros desmontarán el paso elevado y construirán sendos túneles de medio kilómetro de longitud mientras los vehículos atraviesan Cuatro Caminos en todas las direcciones.

Para evitar el colapso, el Ayuntamiento colocará carteles con la advertencia 'eviten Cuatro Caminos' desde bastante antes de llegar a la glorieta, para que los conductores opten por otros trayectos y escapen del embotellamiento. Sólo "por la noche, los fines de semana y también quizás durante el verano" se establecerán cortes esporádicos de tráfico, según García-Escudero. La obra tiene que estar terminada en febrero de 2005.

El de Cuatro Caminos, levantado por el ingeniero Carlos Fernández Casado en 1969, es uno de los primeros scalextric que se construyeron en la capital, y el tercero que se desmonta: primero desapareció el que sobrevolaba la glorieta de Atocha, retirado por el alcalde socialista Enrique Tierno Galván en 1985; dieciséis años más tarde, en 2001, Álvarez del Manzano desmontó el de Santa María de la Cabeza, que dio lugar a uno de los túneles emblemáticos del mandato del anterior regidor.

En el caso de Cuatro Caminos, la dificultad del proyecto, que costará 18,5 millones de euros en tres años y que será encargado previsiblemente a FCC y ACS, estriba en que el subsuelo de la glorieta está plagado de instalaciones: dos líneas de metro (la 1 y la 2) muy cercanas a la superficie, otra (la 6) más en profundidad, tuberías de agua, gas y electricidad, colectores de saneamiento... Muchos de esos servicios tendrán que ser desviados. El túnel dejará por encima las galerías de las líneas 1 y 2 de metro, y por debajo, las de la línea 6. "La construcción del túnel tendrá que sortear muchos obstáculos; por eso, los cálculos deben ser muy ajustados", dice García-Escudero.Fue José María Álvarez del Manzano, antecesor de Alberto Ruiz-Gallardón al frente del Ayuntamiento, quien impulsó hace más de cuatro años el desmantelamiento del paso elevado de Cuatro Caminos. El proyecto figuraba en el programa electoral del Partido Popular para las elecciones municipales de 1999, y llegó a estar presupuestado en las cuentas de 2001. Cuando se encontraba ya en fase de preadjudicación a las empresas FCC y ACS, el alcalde paralizó la obra.

Por aquel entonces el Ayuntamiento había comenzado el desmontaje del paso elevado del paseo de Santa María de la Cabeza, y acababa de adjudicar las obras del túnel de María de Molina, llamado a ser el túnel urbano más largo de España, con dos kilómetros de longitud (fue inaugurado en mayo de este año). Álvarez del Manzano consideró que ya había demasiados túneles en marcha y que la paciencia de conductores y peatones tenía un límite. La obra de Cuatro Caminos quedó en suspenso. Hasta ayer.

El objetivo del gobierno municipal es, según dijo García-Escudero, "recuperar para los peatones el aspecto original de la glorieta", sin ningúna infraestructura aérea que entorpezca la vista, a imagen y semejanza de lo que se hizo en Atocha primero y en Santa María de la Cabeza después. Pero IU y el PSOE, aun siendo partidarios del desmontaje del paso elevado, consideran "inútil" o contraproducente la construcción de los dos túneles que lo sustituirán.

Félix Arias, concejal de Urbanismo del grupo socialista, reclamó al gobierno municipal un "estudio previo" para saber si esos túneles son necesarios. "Estamos de acuerdo con la iniciativa de quitar el scalextric, pero tenemos serias dudas de que para ello sea necesario hacer un túnel. El problema de congestión no se da en la glorieta, sino en la calle de Doctor Esquerdo y en la avenida de Reina Victoria", argumentó el edil.

"Más contaminación"

Justo Calcerrada, edil de IU, adelantó igualmente que su grupo votará en el pleno municipal a favor del desmontaje del paso elevado, pero criticó la construcción de los túneles porque fomentan el uso del vehículo privado: "Al incrementar el número de coches, la contaminación en la zona de Cuatro Caminos será aún mayor", dice.

Ajena a estas críticas, la Concejalía de Urbanismo dará comienzo a las obras a mediados de octubre, después de aprobar el proyecto, en las próximas dos semanas, en la comisión informativa de Urbanismo y en el pleno municipal (donde el PP cuenta con mayoría absoluta). La mesa de contratación del Ayuntamiento ya ha elevado la propuesta de adjudicar los trabajos a las empresas FCC y ACS, que los tenían preadjudicados en 2001. El coste será "el mismo que se había presupuestado entonces": 18,5 millones de euros, a pagar de aquí a 2005.

Lo primero que harán los obreros será desviar algunos servicios que atraviesan el subsuelo -las líneas telefónicas y eléctricas, las canalizaciones de gas y los tres colectores de saneamiento que cruzan la glorieta bajo tierra- y reordenar los que ocupan la superficie: dársenas de autobuses, farolas y mobiliario urbano podrían ser "desplazados unos metros" cuando se inicie el desmontaje del scalextric, según un portavoz de la concejalía. Las bocas de entrada y salida de los dos túneles -uno por sentido y con dos carriles cada uno- estarán en los mismos puntos en los que ahora arranca y termina el paso elevado. La nueva estructura subterránea tendrá 500 metros de longitud y su punto más profundo estará a 20 metros por debajo del nivel del suelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50