El PP y el PSOE insisten en su rechazo al plan soberanista

PP y PSOE insistieron ayer en su rechazo al plan soberanista del lehendakari Juan José Ibarretxe. El vicepresidente segundo del Gobierno, Javier Arenas, dijo ayer, en la toma de posesión de los altos cargos de su departamento, que "no vamos a prestar atención a iniciativas que apuesten por la ruptura del marco constitucional". Pero también advirtió al Gobierno vasco de Juan José Ibarretxe que el Ejecutivo central "responderá con firmeza y serenidad a los que quieren plantear un desafío al Estado".

Lamentó que "el nacionalismo vasco siga empeñado en un imposible porque jurídica y políticamente es imposible encontrar a alguien que afirme que un proyecto rupturista, independentista y soberanista cabe dentro de la Constitución". Arenas precisó que el plan Ibarretxe "no sólo pretende romper la Constitución sino dividir a la sociedad vasca".

Más información

Por su parte, el portavoz del PP, Rafael Hernando, mezcló las críticas al plan soberanista de Ibarretxe con las de la propuesta de modificación del Estatuto de Cataluña, planteada por el candidato del PSC, Pasqual Maragall, y a la formulada, en Santillana del Mar (Cantabria) por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Hernando, sin hacer distinciones políticas, osó señalar: "No equiparamos ambas posturas pero estar apostando por modificaciones del Estado que afectan a su composición en virtud de las demandas de sus líderes territoriales es un gravísimo error".

Proyectos disparatados

En opinión de Hernando, lo que tendrían que hacer todas las fuerzas políticas democráticas es reforzar la alternativa constitucionalista en vez de estar cuestionando la Constitución, situación que es aprovechada por el PNV para dar rienda suelta a sus proyectos disparatados.

La portavoz del PSOE, Carme Chacón, reiteró que su partido mantiene una posición "muy clara" en contra del plan Ibarretxe, por ser inconstitucional y contrario al Estatuto de Gernika, porque "divide" a la sociedad vasca y también porque la prioridad ahora en el País Vasco debe ser acabar con ETA.

"El plan Ibarretxe está absolutamente en contra del marco constitucional, de la Constitución y sobre todo del Estatuto de Autonomía vasco, que es el lugar común y el lugar de consenso mayor de los ciudadanos vascos. Este proyecto divide a la sociedad vasca, y todos los gobiernos, tanto el vasco como el central, deberían hacer propuestas que caminaran hacia el consenso".

Chacón insistió en que "para todo Gobierno, en el País Vasco o en el Gobierno central, la prioridad es otra, es acabar con ETA y ese debe ser nuestro trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50