OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Destruir el paisaje

Después de unos días fuera de casa vuelvo a la Marina Baixa y es como si hubiera pasado una eternidad; ¿cómo es posible que el paisaje urbanístico y especulador pueda cambiar a pasos agigantados? Pasados los puentes del Mascarat, se ve el genocidio del espacio natural que llevan a cabo las empresas constructoras, grúas y más grúas, es lo único que se ve. Se están cargando la Serra de Bernia, con una vegetación y unas vistas increíbles. Y sólo hace falta bajar hacia Altea; las grúas inundan la playa de l'Olla y Villa Gadea ya ni se ve por culpa de los grandes edificios que han construido delante. Y hay más zonas pendientes de exterminio... Es muy triste que casi sin darnos cuenta se esté destruyendo nuestro paisaje. Las empresas hacen y deshacen sin escrúpulos. Mayores, jóvenes, niños y niñas, todos: ¿qué tiene que pasar para que seamos conscientes de lo que está ocurriendo?

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50