Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SUCESIÓN DE AZNAR

El PSOE acusa a Rajoy de empezar mal al salir del Gobierno para huir del Parlamento

Los socialistas califican la elección del vicepresidente como "aznarismo, después de Aznar"

La Comisión Ejecutiva del PSOE dirigió ayer un fuerte ataque contra el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy. Carme Chacón, que se estrenaba como portavoz socialista, señaló que Rajoy "ha empezado mal como candidato" al "adoptar como primera decisión abandonar el Gobierno para huir del Parlamento y no asumir sus responsabilidades en cuestiones como la catástrofe del Prestige y las mentiras sobre la guerra de Irak". Esto confirma, añadió Chacón, que "después de Aznar, el aznarismo", porque "sigue con el ejercicio de la cobardía de Aznar ante los problemas".

Chacón: "Si Aznar hubiera querido cambio, hubiera elegido a Gallardón"

El análisis del nombramiento de Rajoy como candidato a La Moncloa por el PP ocupó una parte importante de la primera reunión de la Comisión Ejecutiva del PSOE tras las vacaciones veraniegas. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, pudo alardear en este encuentro que acertó en el pronóstico sobre el nombramiento de Rajoy por Aznar que hizo público hace ya meses y que reiteró, tras reunirse con el vicepresidente el pasado 30 de julio, en un almuerzo en Madrid, para abordar el reto soberanista del lehendakari Ibarretxe. En ese almuerzo, Rajoy comunicó a Zapatero que sólo Aznar conocía la celebración del encuentro y fue para el líder socialista una confirmación de sus vaticinios.

La primera conclusión práctica del nombramiento de Rajoy para el PSOE es que el ex vicepresidente primero deja de ser interlocutor de Zapatero al haber abandonado el Gobierno. En el encuentro del 30 de julio ambos habían acordado mantenerse en contacto para seguir las vicisitudes del Plan Ibarretxe. No obstante, Zapatero se pondrá en contacto con Rajoy una vez que sea nominado oficialmente, hoy, para felicitarle personalmente. Con Rajoy mantiene una buena relación desde que compitieron en la Comisión de Administraciones Públicas del Congreso, en 1996 y 1997, uno como ministro y el otro como jefe de la oposición socialista.

Esta actitud de Zapatero no fue obstáculo para que ayer la segunda línea socialista entrara a saco contra el candidato del PP. A fin de cuentas, ayer se iniciaba el curso oficial para el PSOE, marcado por cinco citas electorales, y Rajoy es el candidato a batir para los socialistas. La principal línea de ataque del PSOE fue identificar a Rajoy, al que se le tiene por un político de "buen talante", con Aznar.

El primer flanco de ataque fue la decisión de Rajoy de abandonar el Gobierno para evitar la erosión política en la etapa preelectoral. Así, Carme Chacón calificó de "peregrino" e "incomprensible" el argumento de Rajoy de abandonar el Gobierno para preparar la candidatura. Chacón recordó que Aznar se presentó en las generales de 2000 como candidato siendo presidente del Gobierno y que fue el propio Rajoy el que dirigió aquella campaña electoral.

La portavoz socialista utilizó el acertado vaticinio de Zapatero sobre la nominación de Rajoy para decir que si el secretario general del PSOE no había sido sorprendido por el nombramiento y sabía que Aznar le iba a nombrar como candidato del PP es porque "Rajoy es un modelo de continuismo y obediencia ciega". "Rajoy, en su vida política, ha sido muy coherente; se le conoce básicamente por una sola opinión: aquello que diga Aznar, lo que diga el jefe, es lo que digo yo".

También recordó la trayectoria de Rajoy en el Parlamento, totalmente identificada con la de Aznar, sobre todo, en la defensa de las tesis del Gobierno sobre la catástrofe del Prestige y la guerra de Irak, frente al malestar social. "Rajoy, cuando había que hacer méritos, sumó las suyas propias a las mentiras de Aznar".

El procedimiento de elección de Rajoy como sucesor fue otra de las líneas de ataque de Chacón. "Si Aznar hubiera querido democracia hubiera optado por un debate y una votación en el PP; si hubiera querido cambio, hubiera optado por Ruiz Gallardón; si hubiera querido a alguien con personalidad, hubiera elegido a Rato".

Contrapuso la forma que el PP ha tenido de elegir a Rajoy con la que siguieron los socialistas, a través de unas elecciones primarias, para elegir a Zapatero. "Cuando uno decide dárselo todo a un candidato, ese candidato se lo debe todo a quien le puso el dedo sobre él", apuntó Chacón, para subrayar la dependencia de Rajoy respecto de Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de septiembre de 2003