Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israel excluye de la Explanada de las Mezquitas a los radicales judíos

Actuando de acuerdo a las directrices impartidas por el ministro israelí de Seguridad Pública, Tzachi Hanegbi, la policía bloqueó ayer el paso a un grupo liderado por un diputado del Likud a la Explanada de las Mezquitas, previniendo así potenciales incidentes con la comunidad musulmana. El parlamentario, Yehiel Hazan, desistió finalmente de su intención de entrar en el complejo, que está construido sobre las ruinas del Templo de Salomón, en el día del calendario judío en que se conmemora su doble destrucción.

Hazan, quien representa al movimiento de colonos en el Parlamento, acudió con el objetivo de reclamar su derecho a entrar en el lugar más sagrado del judaísmo. Éste fue cerrado a los no musulmanes precisamente tras la polémica visita del entonces jefe de la oposición y actual primer ministro, Ariel Sharon, que se convirtió en el detonante de la segunda Intifada.

El ministro del Interior, Abraham Poraz, criticó las intenciones de Hazan. "Supondría una provocación que no debe ser permitida, y aunque ésta no fuera la causa de la Intifada, parece que hay diputados que aparentemente piensan que con estas provocaciones pueden evitar el proceso político que objetan", señaló Poraz, insinuando que Hazan y otros políticos de la extrema derecha pudieran intentar sabotear el plan de paz conocido como Hoja de Ruta.

Por otra parte, en Ramala, tres encapuchados, que dijeron actuar en nombre de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, ejecutaron sumariamente a un palestino al que acusaron de colaboracionismo con Israel. Según los servicios de seguridad palestinos, el muerto era uno de los 334 presos que Israel había puesto en libertad el día anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 2003