Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La pista lleva a una cabeza en Yakarta

Los forenses han reconstruido el rostro del posible suicida con restos humanos hallados en el hotel Marriott

El mayor avance de los investigadores del atentado de Yakarta parece tomado de un capítulo de la serie CSI: han reconstruido una cabeza humana a partir de los restos encontrados en la escena del crimen y creen que se trata del suicida.

Los investigadores forenses han establecido un estricto cordón de seguridad en torno al hotel Marriott de Yakarta, destrozado el martes por un atentado con coche bomba que costó la vida a 10 personas, según el último recuento (la policía había señalado hasta ahora que las víctimas mortales eran 14). En la búsqueda de pistas participan una docena de agentes de la Policía Federal Australiana, además de miembros de las fuerzas de seguridad de Indonesia, Malaisia y Singapur.

La cabeza ha sido reconstruida a partir de los restos de la única víctima no indentificada, según explicó ayer el responsable de la policía indonesia, el teniente general Erwin Mappaseng. "Los indicios indican que estos restos salieron disparados del coche, basándonos en informaciones proporcionadas por testigos. Le hemos llamado X, ya que es la única víctima no identificada", dijo Mappaseng, quien aseguró que se han tomado muestras de ADN para tratar de ponerle nombre y apellidos.

Gorris Mere, miembro del equipo de investigación, explicó a una radio australiana que están trabajando con la hipótesis de que el desconocido se llame Amal, un hombre que hace seis semanas mandó un correo electrónico, interceptado por la policía indonesia, en el que decía: "Quiero casarme". Esta frase, según el código interno de la organización Yamaa Islamiya, a la que se acusa de este atentado y del ataque de Bali en octubre, significa que la persona en cuestión está dispuesta a realizar un atentado suicida. El objetivo de la policía es comparar el ADN de los restos con los de la familia del autor del correo.

Todavía no se han producido detenciones relacionadas con el atentado de Yakarta, aunque la policía detuvo ayer a dos personas por su presunta participación en otros ataques en la capital indonesia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 2003