Montoro estudia trasladar a los jueces el conflicto del cupo vasco

Javier Rojo critica al Gobierno y le reclama diálogo con Vitoria

Agencias

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, declaró ayer que el Gobierno estudia llevar a los tribunales la reclamación de los 32,2 millones de euros en disputa con el Ejecutivo de Vitoria por un desacuerdo sobre el cálculo del cupo, o bien detraer la citada cantidad de los recursos presupuestarios que corresponden al País Vasco. A las críticas del Gobierno vasco se sumó ayer la de Javier Rojo, secretario general del PSE-EE de Álava, que emplazo a José María Aznar a abrir vías de diálogo.

Más información

Montoro declaró que el Gobierno estudia "no aportar" recursos presupuestarios al País Vasco, así como el uso de la vía judicial para recuperar la cantidad en litigio. La discrepancia se produjo en abril pasado, cuando el Gobierno vasco retuvo una parte de lo que debía haber aportado como liquidación del Cupo por una discrepancia de interpretación sobre la financiación sanitaria.

Según Montoro, lo que se está haciendo "es estudiar cuáles son las mejores y más eficaces posibilidades" que tiene el Gobierno central "para recuperar el pago correspondiente del cupo".

En cambio, la Diputación Foral de Guipúzcoa, gobernada por PNV y EA, criticó la "actitud de cerrazón y la falta de voluntad política" del Ministerio de Hacienda para alcanzar acuerdos sobre el Concierto Económico. El diputado de Fiscalidad y Finanzas, Juan José Mujika (PNV), declaró ayer que el ministerio no quiere "mantener una relación normalizada" y que la "amenaza" vertida por Hacienda para cobrar la cantidad en litigio "cueste lo que cueste" sólo cabe entenderla como una "nueva política de castigo a Euskadi".

"Es una mera excusa para volver a ahondar en la estrategia global de bloqueo y crispación del Gobierno del PP, con Aznar a la cabeza, contra todas las instituciones vascas", aseguró.

En cambio, el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda, calificó de "simple pretexto" la discrepancia porque el Gobierno vasco quiere "abrir un nuevo frente político".

Barreda dijo que no va a entrar en la polémica de fondo,pero que es "evidente que la liquidación del cupo de 2001 se hizo tras la renovación" del Concierto Económico, por lo que no cabe alegar deudas pendientes.

A las críticas del Gobierno vasco y de los partidos que lo integran se sumó el secretario general del PSE-EE de Álava, Javier Rojo, aunque en un tono distinto. Rojo declaró que "el Gobierno de España tiene que abrir vías de diálogo" y que "Aznar se equivoca no hablando" con el lehendakari,Juan José Ibarretxe".

Desde San Lorenzo de El Escorial, donde participa en un curso sobre los desafíos de la política del futuro, el dirigente socialista alavés advirtió que si el Ministerio de Hacienda decide detraer de las partidas presupuestarias destinadas al País Vasco la cantidad en litigio, la comunidad autónoma puede actuar de la misma forma y seguir restando de la aportación al Estado.

A juicio de Rojo, los gobiernos, aunque mantengan posiciones antagónicas, deben "establecer vías de diálogo, no para darse la razón sino para fortalecer el Estado de derecho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50