Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliver Stone se deja seducir por Fidel Castro

Se estrena hoy en España el polémico documental 'Comandante' sobre el dirigente cubano

El último largometraje del cineasta neoyorquino Oliver Stone, el documental Comandante, llega hoy a las pantallas españolas después de retrasos diversos y de no poca polémica. Comandante es un retrato intimista de Fidel Castro, fruto de la seducción mutua entre Stone y el veterano líder comunista, quienes en febrero de 2002 compartieron tres días de charlas, paseos y comidas en La Habana. Stone, que se ha declarado su admirador, es acusado de dar una imagen demasiado complaciente del mandatario cubano.

Lo de Fidel Castro y Stone fue un flechazo a primera vista. Tras aceptar la propuesta del productor catalán Jaume Roures de hacer el documental, el director norteamericano se trasladó a La Habana para entrevistarse con Castro. Llevaba dos días esperando cuando, ya un poco molesto, le escribió una carta de cuatro folios en la que contaba con pelos y señales su proyecto. El presidente cubano lo invitó a cenar y la velada se prolongó hasta las cuatro de la madrugada. Stone se divirtió "cada segundo".

El director grabó más de 30 horas de conversaciones a lo largo de tres días

Durante tres días, Stone estuvo al lado de Castro. Tuvo un acceso privilegiado. Lo acompañó en su Mercedes negro blindado por las calles de La Habana. Estuvo con él en su despacho mientras firmaba documentos. Visitaron juntos museos, escuelas, mercados, restaurantes... Y grabaron más de treinta horas de conversaciones.

El resultado es un filme de 95 minutos que, según Stone, no trata de "hacer la historia del régimen", sino ser una aproximación al "rostro del poder" en Cuba. Un retrato humano de Fidel Castro, del hombre y también del estadista que a sus 77 años sigue vistiendo uniforme verde oliva pero usa zapatillas deportivas Nike y a quien sus amigos consideran un héroe revolucionario y sus detractores un fiero dictador.

Comandante incluye imágenes de archivo y actuales, y muchas, muchas palabras y argumentos de Fidel Castro. El presidente cubano aborda episodios históricos como la crisis de los misiles o el asesinato de John F. Kennedy, pero también habla de su amistad con el Che Guevara, de su viejo enfrentamiento con Estados Unidos, de religión, de la prostitución en su país, del cine que le gusta y de su rechazo a "mezclar la familia con la política". "No me creo con derecho a divulgar las relaciones que haya podido tener con una mujer", le dice Castro a Stone en un momento del documental. También le confiesa su admiración por Brigitte Bardot y por Charles Chaplin, niega que en su país se haya torturado en los 43 años que lleva en el poder y toca -de forma resbaladiza y de refilón- el tema de su sucesión.

Comandante se exhibió en el Festival de Cine de Sundance en enero, y un mes después se proyectó en el Festival de Cine de Berlín. Desde su primera presentación, la película fue criticada por ofrecer una visión demasiado elogiosa del líder cubano, sin profundizar en los aspectos más peliagudos de su mandato. El director de JFK y Platoon respondió en una entrevista con este periódico realizada en abril: "Utilicé mi fama para acceder al poder y tratar al mismo tiempo de iluminar dicho poder de una forma que hasta ahora nadie ha conseguido con preguntas hostiles. Ni tan siquiera a un enemigo se le aborda con cuestiones hostiles".

Pero si la polémica ya rodeaba entonces a Comandante, lo sucedido semanas después en Cuba -la detención y condena de 75 disidentes a severas penas de cárcel y el fusilamiento de tres secuestradores de una lancha de pasajeros- puso todavía más en la mirilla el documental de Stone.

La cadena norteamericana de televisión HBO, que había comprado los derechos del filme para Estados Unidos, retiró en mayo Comandante de su programación y sugirió a Stone que regresase a Cuba para "actualizarlo", pues de lo contrario no sería emitido.

El mes pasado, el cineasta y su equipo viajaron a La Habana y volvieron a encontrarse con Castro y también con varios disidentes y con las esposas de algunos de los 75 opositores encarcelados. La entrevista entre Stone y el líder disidente Oswaldo Payá duró 45 minutos y fue ríspida. "Él se interesó sobre todo por la figura de Fidel Castro y su diferendo con Estados Unidos y menos por los derechos de todos los cubanos que son conculcados cada día en nuestro país. En ocasiones actuó como un fiscal", declaró Payá a este diario.

Comandante, largometraje financiado totalmente por la productora catalana Mediapro, debía haberse presentado en abril en España, pero su estreno se retrasó debido a razones personales de Stone. "Stone dijo que no podía venir en esa fecha porque estaba muy cargado de trabajo", según fuentes de la distribuidora. La película se estrena hoy en su primera versión en 25 salas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 2003