Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | Liga ACB

El Madrid se acerca a la lucha por el título

El equipo de Imbroda derrota al Fuenlabrada gracias a la dirección del base Roberto Núñez

Roberto Núñez, recuperado como teórico tercer base para la rotación del Real Madrid, sostuvo a su equipo en la carrera por una plaza en las eliminatorias por el título en un complicado duelo contra el Fuenlabrada que amenazó ruina para los blancos hasta que el joven canterano les sacó del túnel en el último cuarto.

La situación del Fuenlabrada, con la permanencia asegurada y los play-offs reducidos a una mera posibilidad matemática, aumentaba las dificultades para sus anfitriones, obligados a ganar para no descolgarse.

El equipo de Óscar Quintana dispone de hombres capaces de reventar por si mismos a cualquier rival. El estadounidense Richard Scott es uno de ellos, como lo son su compatriota David Wood y, por supuesto, el argentino Walter Herrmann.

REAL MADRID 82 - FUENLABRADA 75

Real Madrid: Victoriano (3), Herreros (19), Mumbrú (9), Alston (18), Reyes (9) -cinco inicial-, Angulo (5), Núñez (7), Mulaomerovic (8) y Tarlac (4).

Jabones Pardo Fuenlabrada: Hernández (13), Solana (8), Herrmann (20), Scott (24), Pedro Fernández (2) -cinco inicial-, Wood (3), Palacios (0) y Martín (5).

Árbitros: Betancor, Bultó y Pérez Pizarro. Sin eliminados.

Unos 4.200 espectadores en el Pabellón Raimundo Saporta.

Scott pudo conseguirlo ante Alfonso Reyes en el primer cuarto, en el que anotó diez puntos. Herrmann, con idéntico registro, también lo intento frente a Alex Mumbrú, primero, y Lucio Angulo, después. Sin embargo, y pese a la precipitación local, el botín fuenlabreño sólo alcanzó un exiguo 18-20 y un amenazante 20-26 desbaratado con un parcial de 14-2 justo cuando peor parecía pasarlo el Madrid (34-28). Ni Scott ni Herrmann tenían la misma presencia y de no ser por Berni Hernández, tremendo en los uno contra uno frente a las torres madridistas y también desde el perímetro, el Fuenlabrada habría caído en picado.

La reacción del Real Madrid, de cualquier forma, tampoco alcanzó la contundencia necesaria para desbancar a un grupo tan aguerrido y luchador como el de Quintana que entró al descanso siete puntos por debajo (45-38) y, cinco minutos más tarde, volvía a liderar el marcador (55-56) con los mismos argumentos de siempre -Scott, Herrmann y Hernández-.

La errática dirección de juego de los blancos contribuía decisivamente a los constantes altibajos de un encuentro tosco, jugado con más corazón que otra cosa y muy poco académico, la combinación menos conveniente para el conjunto de casa, cuya ansiedad dio alas al Fuenlabrada en el tercer cuarto (62-63).

El banquillo madridista eligió a Roberto Núñez para hacerse cargo de las operaciones en el último tramo, vital para la suerte de su equipo, que precisaba ayuda urgente para Derrick Alston y Alberto Herreros. El canterano puso cordura, buscó al estadounidense y al capitán y en poco menos de tres minutos sacó del atolladero al Madrid (71-64). Un triple y una bandeja de Herreros, otro triple de Mumbrú y una asistencia para Reyes dentro de la zona acabaron con la resistencia del correoso Fuenlabrada, definitivamente descartado para la lucha por el título, y situaron a los blancos cerca de un objetivo que todavía no tienen asegurado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 2003