Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | La situación en Bagdad

Batalla por el control del aeropuerto

Cientos de civiles huyen de las bombas en los barrios próximos, mientras Bagdad se queda sin luz

Al caer la noche comenzó el asalto norteamericano contra el aeropuerto internacional Sadam Husein, a unos 10 kilómetros de Bagdad. La cadena de televisión estadounidense ABC informó poco después de que los carros de combate de la 3ª División de Infantería de Estados Unidos habían tomado las instalaciones, pero entrada ya la madrugada la noticia no se había confirmado. Por el contrario, los bombardeos artilleros y aéreos indicaban que la lucha continuaba. El centro de la ciudad también fue alcanzado por una nueva oleada de bombas, sobre todo en la zona de los palacios presidenciales. Casi toda la capital iraquí se había quedado sin luz horas antes. Por la noche, volvió a ser iluminada por los incendios.

La zona del aeropuerto se convirtió a partir de las siete de la tarde (las seis, hora peninsular española) en escenario de la primera batalla terrestre en Bagdad desde el comienzo de la guerra. La lucha continuaba de madrugada, con la fuerza de asalto estadounidense apoyada por bombardeos aéreos y de artillería. Pese a que fuentes norteamericanas aseguraron no haber encontrado gran resistencia en el camino, oficiales iraquíes afirmaron que, durante el enfrentamiento, habían capturado cinco tanques y un helicópero del enemigo.

"Ha sido horrible. He cogido a mis hijas, las he metido en el coche y hemos escapado", decía H., vecino del barrio de Jadra, situado en las proximidades. "No sólo son los bombardeos, los soldados iraquíes están ocupando las casas, derribando las puertas a patadas; huimos para salvar la vida".

Esta familia iraquí no fue la única que huyó asustada de Jadra. Aseguraban que cientos de civiles trataban de escapar de la zona y que existía una gran confusión. En los alrededores de Furat, otro barrio próximo al aeropuerto, la explosión de lo que podría ser un misil estadounidense causó más de 80 muertos, según fuentes iraquíes. Fuentes periodísticas hablaban de decenas de víctimas. En un control estadounidense al sur de Bagdad, tres personas que viajaban en un taxi murieron por disparos de marines, entre ellos un niño de dos años. Otra mujer iraquí resultó gravemente herida, según fuentes estadounidenses.

Dos horas antes del asalto al aeropuerto, el Ministerio de Información organizó una excursión de informadores extranjeros a la zona para demostar su versión de que no había tropas invasoras cerca de Bagdad. En el único autobús no se incluyó a los españoles, pese a ser el grupo nacional más numeroso, con una treintena de personas. A su regreso, colegas de otras nacionalidades informaron de que a las cinco de la tarde la normalidad era total. "Los pasajeros han sido reemplazados por soldados y milicianos del partido Baaz", dice Eftyhia Pentazaki, del canal griego Star. "Incluso nos han subido a un puente desde el que se divisaba toda el área del aeropuerto. No había ni soldados estadounidenses a la vista ni rastro de los combates. Y los defensores no parecían nerviosos". La visita fue organizada después de que Said al Sahaf negara las noticias que sitúan a los estadounidenses cerca de la capital. "No están en ninguna parte; están en movimiento, como una serpiente en el desierto. Si ni siquiera controlan [el sureño puerto de] Um Qasr", exclamó.

Poco antes del inicio de esta ofensiva, casi toda Bagdad se quedó a oscuras, mientras fuertes bombardeos volvían a azotar la capital iraquí de madrugada. Se escucharon al menos cuatro grandes explosiones en la zona de los palacios presidenciales, y decenas más en la zona del aeropuerto. Los incendios daban más luz de medianoche a la ciudad que la electricidad. Lo único que tenía luz en Bagdad eran las farolas situadas junto al Palacio de la República y algunos edificios con generador propio. [Un portavoz del Comando Central de EE UU en Qatar negó que este apagón estuviera relacionado con algún bombardeo aliado, informa France Presse]. Sin embargo, varios testigos consultados por esta corresponsal sostienen que la central eléctrica de Al Dora, al oeste, y que ya fue bombardeada, volvió a ser atacada ayer. Una segunda central en el este fue alcanzada por la tarde. Ésa sería la razón del apagón.

Al Sahaf admitía horas antes que se están librando "batallas feroces entre algunas unidades de la heroica Guardia Republicana y los mercenarios estadounidenses y británicos al sur de Kut", a 172 kilómetros al sureste de Bagdad, pero jamás que esas tropas estuvieran en el extrarradio de Bagdad. El ministro dijo que sus soldados han derrotado a los invasores obligándoles a retirarse hacia Sadat al Hindiya, al sur de Hilla. Pero poco después del ataque sobre el aeropuerto, una fuente oficial iraquí dijo que no podía confirmar las noticias por la falta de electricidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de abril de 2003