DOBLE HOMICIDIO EN EL HOSPITAL

Una médica de Madrid mata a una compañera y a una paciente a cuchilladas en un arrebato de locura

Otras seis personas resultan heridas en el ataque, dos de ellas de extrema gravedad

Más información

"Noelia es una persona que nunca se mete en problemas"

La sorpresa surgió ayer en el municipio de El Molar, situado en la carretera de Burgos (N-I) a 43 kilómetros de Madrid, donde nació y vive la doctora Noelia de Mingo Nieto. Los vecinos de esta localidad de 3.900 habitantes no salían de su asombro, ya que si algo destacaba en esa mujer era su carácter introvertido y tímido, que le hacía tener pocas relaciones y amistades en el pueblo.

Muchos habitantes desconocían que De Mingo había matado a cuchilladas a su compañera Leila El Ouamaari y a la paciente Jacinta Gómez de la Llave. Nadie podía creer que un hecho tan espeluznante hubiera sido protagonizado por la hija de los antiguos dueños de uno de los restaurantes más afamados de El Molar (Mingo), ya desaparecido.

"Era una persona muy normal. No tenía casi amigos en el pueblo porque siempre ha estudiado fuera; si se ha relacionado con alguien ha sido de fuera de aquí", señalaron tres primas de la homicida. "No salimos del asombro. Era una persona tímida, callada y no se metía en problemas. Desde luego era una persona muy normal", añadieron sus familiares.

Algunos familiares no lograban comprender qué pudo pasarle por la cabeza. "Es la mayor sorpresa de toda mi vida, porque desde luego no es una reacción lógica en ella", concluyeron.

Mayor de tres hermanos

Estudiante brillante, cursó la Educación General Básica y el bachillerato en el colegio San Estanislao de Kostka de Madrid. Después se matriculó en Medicina. Terminó los estudios hace unos cuatro años, tras lo cual comenzó a trabajar en la clínica de La Concepción. Es la mayor de tres hermanos (los otros dos son un varón y una mujer).

"No me lo puedo creer, porque hace una hora he visto a su padre, mi tío, en su coche Mercedes, que iba a echar la partida como todas las tardes. Seguro que no se había enterado de esta desgracia", comentó un familiar de la homicida. "Su hermano no lo sabe todavía y ha quedado con otro primo para recogerlo en la plaza de Castilla [en el norte de la capital] para llevarlo al hospital y contarle todo lo sucedido", añadió otra allegada. "Anteayer [por el martes] estuvimos con ella por la tarde en su casa y la vimos tan normal y tan contenta como siempre. Jamás nos habríamos imaginado algo tan horroroso", comentó otra prima.

"Por no molestar era capaz hasta de no hablar. Todas las mañanas salía muy pronto de casa y cogía el autobús para ir a su trabajo. Después regresaba entre las cinco y media y las seis de la tarde y ya no salía de casa", señalaron varios conocidos.

Mientras, ajenos a todo lo ocurrido un grupo de niños jugaba delante del Ayuntamiento de El Molar, a escasos 15 metros de la casa de Noelia de Mingo, que ayer por la tarde permanecía vacía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de abril de 2003.

Lo más visto en...

Top 50