Entrevista:KEN FOLLETT | Escritor

"Las mujeres de carácter fuerte son la clave de mi obra"

Ken Follett (Cardiff, Reino Unido, 1949), considerado uno de los maestros del best seller, acaba de publicar Vuelo final (Grijalbo), una historia ambientada en los inicios de la II Guerra Mundial en la que un joven descubre por casualidad un secreto que puede cambiar el curso de la guerra. El escritor ha vendido más de cincuenta millones de ejemplares de los 14 títulos que ha publicado desde 1978. Los pilares de la Tierra (1989), que aborda la construcción de una catedral en la Edad Media a lo largo de más de mil páginas, sigue siendo una de las obras más vendidas en el mundo, y en España se encuentra en segundo lugar en las listas de las más leídas en 2002.

Casado con Barbara Follett, miembro del Parlamento británico por el Partido Laborista, asegura que no está contento con la guerra contra Irak, pero cree que ésta era "inevitable". "Mi mujer apoyó la postura del Gobierno de Blair y no fue una decisión fácil. Hay noches que le cuesta dormir pensando si su voto fue o no el más adecuado".

"No estoy contento con la guerra contra Irak, pero en cierta manera era inevitable"
"Leo muchos 'best sellers', pero también me gusta la literatura de la época victoriana"

Está preparando una nueva novela sobre el robo de un virus en un laboratorio y cuando la acabe tratará de avanzar en la segunda parte de Los pilares de la Tierra. "Tengo detectados algunos problemas debido a que en la primera obra casi todos los personajes acaban muy mayores o muertos. Terminaré encontrando una solución".

Pregunta. ¿Cómo se siente estando durante tantos años en las listas de los más vendidos del mundo?

Respuesta. Es un verdadero placer. Siempre quise escribir libros que fuesen leídos por millones de lectores. Lo que me motiva para seguir adelante es saber que esos millones de lectores están ahí y que tengo que construir una nueva historia que les guste tanto para que sigan leyendo.

P. Ha demostrado que sabe hacer best sellers. ¿No le ha tentado hacer incursiones en otros géneros literarios?

R. No, no me lo he propuesto. Lo que una persona escribe le viene desde dentro y eso es lo que me ocurre a mí. Cada persona tiene un aspecto físico determinado; si es moreno y alto, no puede decidir ser rubio y bajito. Quien escribe tiene un estilo de novela dentro, y lo que hace es lo que tiene que escribir por su naturaleza.

P. ¿Ha encontrado la fórmula mágica para escribir sus novelas?

R. La escritura no es como hacer una receta de cocina a la que puedes añadir un poco de aquí o de allí para elaborar un plato. Se parece más a la construcción de una casa en la que hay una estructura lógica, y lo que intento conseguir es crear una trama en la que una cosa lleva a otra de una forma lógica. Sé que he tenido muchos éxitos y lo importante es que los lectores no se sientan defraudados. Lo bueno es mantener la intriga hasta el último instante. Hay una serie de elementos que son necesarios: intriga, héroe, heroína, peligro y amor.

P. ¿Ha temido en algún momento que su nuevo trabajo no les gustase a sus fieles lectores?

R. Ése es un miedo que siempre llevo dentro. Durante el proceso de creación hay otras muchas personas que leen borradores y todas las versiones de la novela antes de que salga y lo vea el público.

P. La trama de Vuelo final se desarrolla durante la II Guerra Mundial. Medio siglo después nos encontramos en una nueva guerra que está convulsionando el mundo.

R. Como casi todo el mundo, no estoy contento con la guerra, pero en cierta manera era inevitable tener que entrar y derrocar al régimen. No me ha gustado la forma en la que se ha hecho, yo hubiera pospuesto durante más tiempo la invasión de Irak y tendría que haber sido la fuerza colectiva, a través de la ONU, la que ocupara el país.

P. Su mujer es diputada por el Partido Laborista y apoyó al Gobierno de Tony Blair. ¿Cómo se puede digerir una decisión de ese tipo?

R. Fue una decisión muy dura. No la tomó a la ligera, dudó muchísimo y aun ahora durante las noches a veces le cuesta dormir, por haber adoptado una decisión tan difícil. Es un tema muy complicado, y lo cierto es que nadie puede saber con certeza absoluta cuál es la decisión correcta.

P. ¿No le parece que se ha perdido la batalla del diálogo?

R. Espero que se pueda recuperar y que la ONU salga fortalecida. He hablado mucho con mi mujer de este tema y ella se lo ha comentado a Tony Blair. Mi mayor deseo es que la ONU salga más fuerte, porque ésa es la vía más acertada en este tipo de conflicto.

P. Volviendo a su novela, ¿por qué decide que sea una mujer la que adopte un papel protagonista como piloto en Vuelo final cuando en la II Guerra Mundial las mujeres no desarrollaron ese tipo de tareas?

R. En todas mis novelas aparece una mujer de carácter fuerte, es una clave en todas mis obras. Me pareció importante que el héroe tuviera que depender de la heroína porque ésta tuviera unos conocimientos de los que él carecía. No me gusta que las mujeres de mis novelas sean decorativas, sino que deben interpretar un papel predominante. Otro aspecto importante de esta novela es que un conflicto entre dos hombres no hubiese existido. El conflicto de valores no se hubiese producido, y ello fue gracias al papel de la mujer.

P. Está preparando la segunda parte de Los pilares de la Tierra. ¿En qué fase del proyecto se encuentra?

R. En estos momentos estoy escribiendo otra novela, y cuando la termine continuaré con Los pilares de la Tierra. Tengo detectados algunos problemas debido a que en la primera obra casi todos los personajes de Los pilares acaban muy mayores o muertos. Lo más probable es que no pueda plantearlo como una segunda parte. No he encontrado la solución, pero la hallaré.

P. ¿De qué trata la obra en la que está concentrado?

R. Todavía está en los esbozos preliminares y creo que la trama principal girará alrededor del robo de un virus en un laboratorio, pero a lo mejor cambio de idea mañana mismo.

P. ¿Qué tipos de libros lee? ¿Sigue a sus competidores más próximos?

R. Leo muchos best sellers, pero me gusta mucho la literatura de la época victoriana como Charles Dickens, Jane Austen, Marcel Proust...; estoy leyendo mucho a este escritor. Lo cierto es que me gusta todo tipo de literatura, excepto la de fantasía.

P. Lleva muchos años vistiendo de azul. ¿Le da buena suerte?

R. No soy supersticioso, creo que me queda bien. El azul en la televisión resulta muy favorecedor en general. El rojo chirría.

P. Lo suyo es pura coquetería.

R. Sí, lo tengo que reconocer, es un pecado, algo terrible. Lo tengo que confesar con humildad.

P. ¿Por qué lleva un reloj con dos esferas?

R. En una llevo la hora de Londres y en la otra la del país al que viajo.

El escritor Ken Follett, el miércoles en Madrid.
El escritor Ken Follett, el miércoles en Madrid.ULY MARTÍN
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Aurora Intxausti

Coordina la sección de Cultura de Madrid y escribe en EL PAÍS desde 1985. Cree que es difícil encontrar una ciudad más bonita que San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS