Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los coches de 'La gran aventura de Mortadelo y Filemón' llegan a Sevilla

Los actores de la película presentan 20 de los vehículos utilizados

El Avión, un desvencijado autocar que los agentes de la TIA utilizan para sus desplazamientos, es en realidad un Packard de 1928 que en los años cincuenta sirvió de autobús rural en Galicia. Éste es el más vetusto de los 20 automóviles que pueden verse en Sevilla en la exposición El gran garaje de Mortadelo y Filemón. Benito Pocino (Mortadelo) y Pepe Viyuelas (Filemón) se pasearon ayer entre los vehículos que pese a su apariencia, según asegura el director del filme Javier Fesser, funcionan todos.

La exposición reúne una veintena de los 43 insólitos automóviles que se han usado para el rodaje de la película La gran aventura de Mortadelo y Filemón, los famosos detectives que creó el dibujante Ibáñez en 1958 y que ayer visitaron el montaje de Sevilla.

El gran garaje de Mortadelo y Filemón, expuesto en una sala de Factory Sevilla Aeropuerto, centro comercial ubicado en Dos Hermanas, hasta el 31 de mayo, recrea distintos ambientes de la película. Pueden verse la entrada secreta de los agentes de la TIA, la gasolinera o la oficina del taller con carteles como: "Hay tornillos pasados de rosca".

"Es una película que plásticamente tiene elementos muy atractivos y el espectador podrá verlos directamente, es como entrar en una viñeta de Ibáñez", comentó ayer en Sevilla Javier Fesser, el director de La gran aventura de Mortadelo y Filemón, el filme español más taquillero de este año con 4.700.000 espectadores desde que se estrenó el 7 de febrero.

Para Fesser, también realizador de El milagro de P. Tinto, el vehículo más atractivo de la muestra es El Avión, "porque es el que más se parece al dibujo de Ibáñez", asegura. "El Súper los envía a Tirana y les dice que irán en avión, pero en realidad es una tartana de autobús que se llama así y en la que mueven hasta los empastes de las muelas", añade el director.

La exposición viene de Madrid, donde la han visto más de 60.000 personas, pero en Sevilla se ha incrementado la flota en un par de vehículos y se ha recreado todo el espacio para de forma que el visitante crer entrar en un decorado de la película. Los vehículos, fabricados en Francia, Suecia, Italia y España, provienen de Toledo de la colección de Vicente Pavía. "El público cree que en el cine todo es artificial, pero aquí se dará cuenta que hemos usado coches reales. En realidad estas reliquias, son los juguetes con los que hemos disfrutado durante el rodaje", comenta Mariano Venancio, quien en la película es el temido e iracundo Súper.

"Mi coche favorito es el Cadillac de ocho cilindros porque en él nos damos el paseo triunfal", afirma Benito Pocino, para quien Mortadelo ha sido su primer papel protagonista. Filemón, encarnado por Pepe Viyuelas, se siente más identificado con el Seat 600 rosa y Emilio Gabinria, Rompetechos en la pantalla, se fija en los detalles del atrezzo de César Macarrón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de abril de 2003