Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Vitoria, 3 de marzo

Los movimientos de masas que se están dando en el Estado español, desde la última huelga general, a las protestas contra el desastre del Prestige y la guerra de Irak, en los que han participado millones de jóvenes y trabajadores, hacen de la conmemoración de este 3 de marzo de Vitoria un día muy especial. Una jornada de lucha en la que reivindicar la necesidad de organización de comités contra la guerra en cada barrio, fábrica y centro de estudio, que se coordinen entre sí y planifiquen una respuesta conjunta en defensa de unos derechos democráticos como la libertad de expresión, de asociación, de manifestación y huelga, que cada día son recortados por la derecha reaccionaria del Partido Popular.

En esta fecha tenemos que recordar igualmente que las víctimas de aquel 3 de marzo de 1976, que se dirigieron al Ministerio del Interior para que se les reconociese como víctimas del terrorismo, sólo han recibido una carta donde se les hace a ellos responsables de aquellos sucesos. La versión oficial sigue siendo que la policía actuó en defensa propia, cuando sus propias grabaciones demuestran que eran conscientes de la masacre que estaban provocando al disparar contra obreros indefensos.

Las víctimas y todos los trabajadores exigimos una investigación y el juicio a los responsables. Algo a lo que el Ayuntamiento de Vitoria y las Juntas Generales, en manos del PP, se oponen tajantemente. Hoy como ayer, la lucha continúa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2003