La izquierda y el PP piden explicaciones a CiU por el sondeo con datos falsos

La izquierda catalana y el Partido Popular exigieron ayer responsabilidades al Gobierno de Convergència i Unió (CiU) por enviar al Parlamento catalán una encuesta con tablas falsas que favorecían frente a sus rivales a Artur Mas, actual conseller en cap. Los perjudicados, precisamente cuando Jordi Pujol decidió nombrar a Mas como su sucesor, en enero de 2001, son los socialistas Pasqual Maragall y José Montilla y el democristiano Josep Antoni Duran Lleida, el competidor directo dentro de la federación nacionalista.

Duran eludió ayer hacer declaraciones, pero Pere Macias, secretario general adjunto de CiU y dirigente de Convergència Democràtica, manifestó: "Hemos visto incluso con cierto tono de humor cómo de algo que es una cuestión de décimas o algunas centésimas se hacía todo un artículo; eso es un montaje y no hay que darle más vueltas. Es una práctica periodística de muy mal estilo".

En sentido muy distinto se expresó desde el Archivo Tarradellas del Monasterio de Poblet (Tarragona) el presidente del PP catalán, Josep Piqué, quien subrayó que espera "una justificación convincente del Gobierno de CiU, que ha pretendido engañar a los ciudadanos".

Miquel Iceta, portavoz del PSC, y Joan Herrera, de Iniciativa per Catalunya-Verds, pidieron el cese de los responsables directos "de esta campaña de intoxicación" y del secretario de Comunicación del Gobierno, David Madí. Joan Ridao, portavoz de Esquerra Republicana, acusó al Gobierno catalán de utilizar partidistamente "el dinero de los contribuyentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50