OPNIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Enchifismo en Educación de Cádiz

Jerez de la Frontera (Cádiz) - 11 dic 2002 - 23:00 UTC

En estos últimos días vienen apareciendo en diferentes periódicos unos supuestos casos de enchufismo en la Delegación Provincial de Educación de Cádiz. Por pura higiene democrática, en lugar de salirse por la tangente y hablar de la cercanía de las elecciones sindicales, lo que debería hacerse es demostrar, con la baremación por delante, el riguroso cumplimiento de la ley. Mientras eso no ocurra, las sospechas de irregularidades seguirán existiendo porque muchos profesores observamos con estupor la opacidad, el oscurantismo, la interpretación legislativa sui generis, las malas artes y hasta el esperpento en todo aquello que emana de la Consejería de Educación.

Que la Consejería se vanaglorie de un acuerdo firmado con unos sindicatos que acaban ya su mandato resulta, desde el punto de vista democrático, poco elegante. Lo políticamente correcto y progresista hubiera sido esperar a la fecha en la que los profesores elegirán a sus nuevos representantes, el 4 de diciembre.

Que la Consejería exhiba como un logro "el pacto de estabilidad de los interinos" alcanzado con unos sindicatos que, como se verá en las próximas elecciones, ya no representan a los interinos es, a todas luces, esperpéntico. Como prueba del supuesto logro está la celebración, con semana de huelga incluida, del colectivo de profesores interinos.

Que la Consejería, en plena campaña electoral, mande a casi 100.000 profesores una carta y un folleto, financiados con fondos públicos y, de paso, se haga propaganda subliminal hacia los sindicatos firmantes es lamentable.

Que la Consejería rompa el principio de neutralidad que debe imperar en unas elecciones sindicales es una manipulación impresentable.

La Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) espera, por el bien de la educación en Andalucía, que los logros y los acuerdos que la Consejería ha firmado con los sindicatos salientes contribuyan a mejorar la educación. No obstante, no convendría nunca olvidar la conocida profecía bíblica que el castellano castizo recogió en un premonitorio refrán : "Quien siembra vientos, recoge tempestades

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de diciembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50