Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA LA ILEGALIZACIÓN DE BATASUNA

IU no votará contra la ilegalización para alejarse de Batasuna

La federación vasca de la coalición rechaza la idea de Otegi de hacer un plante contra Aznar

Izquierda Unida está en contra de la ilegalización de Batasuna por varios motivos, y en su día votó en contra de la Ley de Partidos, pero no quiere aparecer como la 'defensora' de los independentistas, según Gaspar Llamazares, su coordinador general. Por eso ya está prácticamente decidido que se abstendrá en la votación que promueve el Gobierno para iniciar el proceso de ilegalización. IU tratará de consensuar este voto con otras fuerzas que se opusieron a la ley.

Llamazares explica que su formación se opuso a la Ley de Partidos porque 'recorta las garantías democráticas' al facilitar la ilegalización de un partido. También porque considera que sólo servirá para reforzar la estrategia más dura de ETA y el victimismo de Batasuna, partido que considera muy debilitado. Pero lo que no puede asumir IU bajo ningún concepto es que el PP la coloque, como suele hacer, junto a Batasuna. Por eso 'hay que buscar el equilibrio entre el rechazo a la ley y la idea de que nosotros no somos los defensores de Batasuna', dice Llamazares, y este punto está en la abstención en el Congreso.

La decisión de abstenerse la plantea Llamazares ya que aún no se ha tratado en los órganos de dirección, entre otras cosas porque este partido, como los demás, está prácticamente de vacaciones. Pero es muy probable que no suscite apenas oposición dentro de IU. Al contrario, lo previsible es que lo vean con buenos ojos los dirigentes que más discuten la línea que sigue Llamazares con el País Vasco, y especialmente Francisco Frutos, secretario general del PCE, que pide más alejamiento de los nacionalistas.

Incluso Javier Madrazo, el coordinador de Ezker Batua (EB), la federación vasca, y consejero del Gobierno nacionalista, está de acuerdo con esta idea. Pero recalca que lo más importante es lograr el consenso con los otros partidos que se oponen a la Ley de Partidos, en clara referencia al PNV, su socio en el Ejecutivo vasco. 'Hay que evitar las malas interpretaciones. Además, Batasuna no se merece ninguna solidaridad. Pero también hay que buscar el consenso con otros', explica Madrazo.

La federación que dirige hizo ayer un gesto claro de distanciamiento de Batasuna. El portavoz de este partido, Arnaldo Otegi, había pedido al PNV y a EA que se sumen con ellos a un 'plante contra el Estado español' por la intención de ilegalizar a su partido. Ezker Batua le contestó, sin ser preguntada, que el único plante necesario es el que Batasuna debe hacer contra ETA, y acusó a los independentistas de 'hacer el juego' al Gobierno del PP.

En la dirección federal de IU hay mucho interés por corregir el rumbo de su política en el País Vasco. La aparición de Ezker Batua junto al PNV y EA en la última propuesta soberanista, conocida en julio, poco antes del debate sobre el estado de la nación, sentó muy mal en el equipo de Llamazares, y aún peor en otros grupos de la dirección, especialmente en el de Frutos.

Poco después hubo una reunión en Madrid de la mayoría que aupó a Llamazares a la coordinación general. Asistieron más de 40 dirigentes regionales y de corrientes. Y prácticamente todos, salvo los de Espacio Alternativo, exigieron a Llamazares que controle a la federación vasca. Su posición deteriora las expectativas de recuperación de IU en el resto de España, se quejaron. Está asumida la idea de que Madrazo esté en un gobierno con los nacionalistas, a pesar de las promesas de que sólo entraría en el Ejecutivo si también lo hacían los socialistas. Pero no se acepta que no se desmarque de vez en cuando, sobre todo cuando los nacionalistas entran en una clara deriva soberanista, dicen.

El coordinador general se comprometió entonces a hablar con Madrazo para tratar de reforzar el perfil propio de EB dentro del Ejecutivo vasco. Y la semana siguiente viajó a Bilbao para cenar con el consejero de Vivienda y máximo dirigente de EB.

Las versiones de esta cita no coinciden. El entorno de Llamazares sostiene que Madrazo se comprometió a reforzar el perfil propio e incluso a distanciarse en ocasiones de los nacionalistas. Y se asegura que esta nueva línea se verá en los próximos meses en el Parlamento vasco. Pero fuentes próximas a Madrazo aseguran que fue una reunión más dentro de la habitual sintonía que mantienen ambos dirigentes y que no se pactó ningún cambio de línea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de agosto de 2002