Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios sociales sólo atienden al 7% de los discapacitados que necesitan ayuda

El cuidado de los mayores recae en un 32% en las hijas y sólo en un 6% en los hijos

En España hay más de 3.500.000 de personas con alguna discapacidad. De ellos, 1.600.000 reciben ayuda, aunque el Estado sólo atiende al 7% de éstos, bien en ayuda a domicilio o teleasistencia por ejemplo. Ese porcentaje incluye al 3% de los casos en los que el Estado es el principal cuidador, sobre todo en residencias públicas. Los datos los hizo públicos ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre una encuesta que había realizado en 1999. El cuidado recae en las hijas, que se encargan del 32% de los dependientes mayores de 64 años. Los hijos sólo cuidan al 6%.

El 9% de la población española, más de tres millones y medio de personas, presenta algún tipo de discapacidad. Por edades, los más afectados son los mayores de 80 años (54,5%); entre 65 y 79 años (26,126%); entre 6 y 64 años (4,59%), y los menores de 6 años (2,24%).

España cuenta con 200.000 plazas en residencias públicas, 10.000 en centros de día, 120.000 plazas de asistencia a domicilio y 80.000 de teleasistencia. Con estos servicios, España no puede cubrir al 1.685.140 de españoles que precisan ayuda porque tienen una dependencia severa. Y está muy lejos de la media de la UE, donde los servicios públicos atienden a un 25% de la población mayor de 65 años.

Héctor Maravall, director del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso) entre 1992 y 2000 y actualmente miembro de CC OO, criticó la falta de voluntad del Gobierno para terminar con el problema de atención a la dependencia: 'El Gobierno tiene un compromiso para presentar a finales de mes un texto para regular la atención a la dependencia. La comisión encargada de redactarlo ni se ha reunido ni está constituido'. El texto debe suponer el inicio para un nuevo Plan Gerontológico. El actual se diseñó para el periodo 1992-2000. El Gobierno lo ha incumplido en todos los apartados. El problema, con el envejecimiento, va a más.

La mujer es la que cuida

Maravall añadió: 'La carencia de servicios públicos es abrumadora. Hay 700.000 personas que dedican 40 horas semanales a cuidar a ancianos y son, sobre todo, mujeres'. Esta apreciación coincide con la encuesta. Las hijas cuidan al 39,4% de los mayores de 80 años que necesitan ayuda; los hijos, al 6,28%; los empleados del hogar, al 9,47%, y los servicios sociales, al 3,58%. Con los dependientes que tienen entre 65 y 79 años ocurre igual: las hijas cuidan al 25%; los hijos, al 5%; empleados, al 7,69%, y los servicios sociales, al 2,7%.

Un total de 228.891 dependientes necesitaron algún servicio y no lo recibieron. 1.092.900 no solicitaron ningún servicio.

Los datos presentados ayer son una ampliación de la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud que el INE realizó en 1999 tras encuestar a 218.000 personas en 79.000 hogares. Se puede consultar la página del INE de Internet (www.ine.es).

La encuesta señala que la principal causa de discapacidad es la dificultad para salir del hogar: más de dos millones de personas tiene problemas. La mayoría de las discapacidades están causadas por problemas en los huesos y en las articulaciones, que afectan a más de 1.200.000 personas.

La tasa de empleo de las personas con discapacidad y cuya edad está entre los 16 y los 64 años es del 24%, mientras que en la fecha de realización de la encuesta era del 54% para la población activa. El 20% de los mayores de 65 años que tienen alguna discapacidad vive solo. De éstos, el 84% son mujeres.

El Defensor del Pueblo, en el informe presentado ayer, mostró su preocupación por la escasa oferta de servicios sociosanitarios para los mayores, informa Efe. Maravall afirmó que 'el problema se terminará cuando las cuidadoras comiencen a manifestarse en la puerta del Congreso, aunque por su situación personal es un colectivo difícil de movilizar'.

Un estudio del sindicato UGT, otro de la empresa de servicios sociosanitarios Eulen, y un tercero del Instituto Edad y Vida calculan que para que el Estado cubra la atención a dependientes, necesita invertir 6.000 millones de euros (un billón de pesetas). Un estudio de CC OO, cuyos objetivos están por debajo del plan gerontológico de 1992, estima que el Estado debería invertir 709 millones de euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de junio de 2002