Un nuevo atentado suicida de Yihad Islámica causa 16 muertos en Israel

Yihad Islámica, uno de los grupos palestinos radicales, reivindicó ayer el atentado suicida que de madrugada segó la vida a 16 israelíes y causó heridas a más de 40. Un terrorista suicida lanzó su coche bomba contra un autobús público en el que viajaban numerosos soldados en Megido, un cruce estratégico al sur de Galilea. El atentado coincidió con el 35º aniversario del inicio de la guerra de los Seis Días. El Gobierno de Israel celebró una reunión de emergencia y prometió una represalia inmediata. Helicópteros y tanques bombardearon horas después Yenín, la ciudad palestina de la que procedía el coche bomba. El presidente palestino, Yasir Arafat, ordenó detener a todos los miembros de Yihad implicados en el atentado. Y un portavoz israelí anunció que Ariel Sharon pedirá a George Bush su permiso tácito para defenestrar a Arafat.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS