La Generalitat no ve 'correcto' tener un operador de telecomunicaciones catalán

Madrid supera por primera vez a Cataluña en líneas ADSL

Sedes de empresas en Barcelona, sí. Pero apostar por un operador de telecomunicaciones centrado sólo en Cataluña, no. En un alarde globalizador, Jordi Alvinyà, secretario para la Sociedad de la Información, enterró ayer en el Parlament el sueño de un Euskaltel catalán. 'No es una opción correcta centrarse en un mercado reducido', que hoy 'puede ser incluso un Estado', respondió a preguntas de la oposición.

El trasfondo de la respuesta de Jordi Alvinyà al diputado socialista Miquel Barceló era la situación del operador al-pi, empresa participada en el 25% por la Generalitat y en el 75% por Uni2, filial española de France Telecom. La Generalitat quisiera que al-pi, que hoy sólo presta sus servicios a empresas radicadas en Cataluña, pudiera extender su campo de actividad a toda España. Falta que Uni2 lo acepte.

Ambos accionistas mantienen un hermético tira y afloja sobre el futuro de al-pi, y en particular sobre el cumplimiento de los compromisos que Uni2 asumió cuando se hizo con el 75% de la hasta entonces pública Catalana de Telecomunicacions, por más de 78 millones de euros (13.000 millones de pesetas).

Alvinyà está a punto de tener cerrada ya la auditoría sobre el cumplimiento de estos compromisos, avalados con cerca de 30 millones de euros. Uni2 ha pedido ya el levantamiento de tres avales y parece claro que se levantarán, ya que Alvinyà dijo que, hasta el 31 de diciembre de 2001, Uni2 había 'cumplido sus compromisos'. Aludía a los avalados: empleo, inversión acumulada y planes de servicio.

Clientes no traspasados

Pero el alto cargo de la Generalitat admitió públicamente que Uni2 'no ha traspasado sus clientes' a su filial catalana al-pi. Es decir, que Uni2 le hace la competencia a su propia filial catalana, en contra de lo pactado. Alvinyà no sólo eludió culpar a Uni2 del no traspaso de miles de clientes, sino que se hizo él mismo responsable. 'No tengo claro que esta bolsa de clientes, de acceso indirecto, aporten un beneficio a al-pi', ya que podrían suponerle 'una carga económica'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El aparente contrasentido de que tener más clientes sea una carga para una empresa se explica porque Uni2 no está por el traspaso si al-pi no paga por ellos y, además, porque al-pi soporta una carga extra por los clientes de acceso indirecto, ya que Uni2 le hace pagar un tanto por costes de interconexión a la red de Telefónica.

Por otra parte, Madrid superó por primera vez a Cataluña en número de líneas de ADSL, que permiten comunicaciones de banda ancha, ya que alcanzó la cifra de 160.000 líneas registradas, frente a las 150.000 que existían en Cataluña a finales de mayo, según avanzó Telefónica a la agencia Efe. Ambas comunidades copan el 51% de las 600.000 líneas que hay en España.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS