Un cura pederasta, herido por una de sus víctimas en EE UU

En 1998 fue apartado del sacerdocio tras reconocer otro abuso

Un sacerdote católico de Baltimore (Estados Unidos) fue tiroteado el lunes por la noche por un hombre que dijo haber sido víctima, nueve años atrás, de abusos sexuales por parte del clérigo, Maurice Blackwell, de 56 años. El sacerdote fue apartado de la parroquia de Baltimore Oeste en 1998, después de confesar una antigua relación homosexual con un muchacho. Blackwell sufrió heridas graves y ayer su condición era estable, según un portavoz del hospital de la Universidad de Maryland.

Más información

El presunto autor de la agresión fue identificado por la policía como Dantee Stokes, de 26 años. Varios testigos explicaron que el tiroteo se produjo a las 6 de la tarde del lunes frente a la residencia de Blackwell. El joven, dijeron los testigos, se aproximó al sacerdote cuando éste salía de casa y trató de hablar con él; poco después empuñó una pistola y disparó.

Stokes fue detenido poco después y confesó haber intentado matar a Blackwell. De acuerdo con su declaración en comisaría, Stokes fue víctima a los 17 años de una agresión sexual cometida por Blackwell y, nueve años después, ha buscado venganza.

Ray Kempisty, un portavoz de la diócesis, confirmó que en 1993 Blackwell había sido acusado de abusos sexuales y temporalmente apartado de la parroquia. Mientras la policía investigaba el caso, el sacerdote fue enviado a una residencia católica en Connecticut y sometido a evaluaciones psicológicas.

Cuando la policía abandonó la investigación por falta de pruebas, Blackwell fue entrevistado personalmente por el cardenal William Keeler, quien le consideró apto para seguir ejerciendo el sacerdocio y ordenó su reincorporación a la parroquia de Baltimore Oeste, una zona humilde de población negra en la que trabajaba desde 1979 y en la que gozaba de popularidad.

La decisión de Keeler fue, sin embargo, muy criticada por los miembros de una comisión investigadora nombrada por el propio cardenal, cuyas conclusiones indicaron que no existen pruebas definitivas sobre la culpabilidad de Blackwell, pero calificaron de 'sólida y creíble' la acusación formulada por el menor, al que no se nombraba.

Cinco años después de esa acusación sin resultados, presuntamente relacionada con el tiroteo del lunes, Maurice Blackwell fue apartado de las tareas pastorales tras reconocer que había mantenido una relación homosexual con un menor. La relación duró dos años y, según la confesión de Blackwell, concluyó en 1978, justo antes de su ordenación sacerdotal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de mayo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50