Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La central de Boroa no dispondrá hasta finales del verano del permiso de obras

Ocho colectivos y particulares han presentado alegaciones contra la licencia municipal

La empresa pública irlandesa ESB, promotora de la central energética en Amorebieta, no dispondrá de los permisos municipales para iniciar las obras hasta finales del verano. El proyecto aún debe recibir la autorización de los Departamentos de Sanidad y el Gobierno vasco, además del ayuntamiento. 'Todos los trámites pueden durar cuatro meses', calcula la alcaldesa Begoña Azarloza. La burocracia volverá a retrasar los planes de ESB, que preveía comenzar la construcción de la planta en el primer semestre del año.

La central de ciclo combinado que se ubicará en el polígono de Boroa está pendiente de lograr los dos últimos permisos: las licencias de actividad y de obras, que competen al Ayuntamiento de Amorebieta. La promotora presentó la documentación para lograr estos permisos a finales del pasado año y hace un mes el consistorio emitió un informe favorable. El plazo de alegaciones a la decisión municipal ha concluido, con la presentación de objeciones por parte de ocho colectivos y particulares. Pero los trámites aún se prolongarán durante varios meses, según explicó Azarloza. Estas alegaciones se enviarán a la empresa irlandesa para que conteste y también serán analizadas por los técnicos municipales. En caso de que no sea necesaria ninguna rectificación, el expediente se remite al Departamento de Sanidad del Gobierno y, si emite su visto bueno, pasa posteriormente al área de Medio Ambiente.

'Lo pueden declarar favorable o desfavorable, aprobarlo pidiendo medidas correctoras o pedir más documentación a la empresa', señala Begoña Azarloza. Después de estos pasos, el expediente vuelve al consistorio, que debe emitir ya la licencia de actividad. 'Esto se puede prolongar dos o tres meses', calcula. El último trámite será la licencia de obras, que también puede demorarse otro mes.

Esta burocracia supone que, si no hay contratiempos, la empresa irlandesa deberá esperar hasta agosto o septiembre para disponer de la autorización para iniciar las obras. Volverán así a incumplir las previsiones de ESB, que primero barajó el primer trimestre de este año y luego lo demoró al primer semestre. La empresa se encuentra ya con los plazos ajustados, puesto que la liberalización energética le asegura rentabilidad si la central está en marcha para 2004 o, en el peor de los casos, en 2005. 'Si no, habría que repasar nuestra situación empresarial', anunció hace un año el consejero delegado de ESB, Donal Curtin.

El contrato de construcción, que supondrá una inversión de casi 420 millones de euros, ya está firmado con un consorcio formado por la fabricante de bienes de equipo General Electric, la ingeniería Sener y la constructora ACS. La financiación se ha adjudicado al Royal Bank of Scotland.

El proyecto de Boroa es uno de los seis planes energéticos que se pretende implantar en un plazo de tres años en Vizcaya, pero se ha convertido en el más polémico por la oposición vecinal. La plataforma Zornotza Bizirik, creada para rechazar la central, logró el pasado 14 de abril el voto contrario de 5.352 vecinos -cerca del 43% de la población de Amorebieta- en una consulta popular. Pese a que ESB inició hace un año una campaña informativa para defender su proyecto y ha abierto una oficina de comunicación, no ha logrado convencer a muchos de los residentes en Amorebieta.

Mientras, la Diputación de Vizcaya ha iniciado en abril las obras de urbanización del futuro polígono industrial de Boroa, que ahora es un área rural, por importe de 18,7 millones de euros. Los trabajos se han iniciado con el movimiento de tierras en una superficie de 108 hectáreas, aunque las parcelas industriales ocuparán 51. El proyecto de la central energética de ESB es el único comprometido para el polígono y ocupará seis hectáreas, superficie sobre la que la empresa irlandesa firmó con la Diputación una opción de compra en abril de 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002