Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Argüez se acerca al rock, el cine y el cómic en sus relatos

La colección Calembé, dedicada a dar a conocer a autores gaditanos e hispanoamericanos en el ámbito de la narrativa corta, acaba de presentar dos nuevos títulos en la Feria del Libro de Cádiz. El primero de ellos, El bombero de Pompeya supone la primera incursión de Miguel Ángel García Argüez (La Línea, 1969) en la disciplina del cuento, tras haber publicado poemarios tan prometedores como Las tijeras y el yogur o Ecce Woman.

En esta ocasión, la prosa de García Argüez fluye por cauces afines al rock, la mitología clásica, el lenguaje cinematográfico, el cómic y lo que él mismo define como una 'literatura en vena' que tiene muchos nombres, pero en la que destacan Julio Cortázar y Jorge Luis Borges como maestros reconocidos. El bombero de Pompeya se presenta así como un volumen heterogéneo, de estilo predominantemente barroco, que quiere desmarcarse de las poéticas vigentes en el relato español actual, 'tan áridas y escrupulosas con los elementos superfluos', según el propio García Argüez. 'Hay en él piezas alegóricas, otras cercanas a la ciencia ficción, otras de corte autobiográfico... Sólo espero que los lectores se diviertan la mitad de lo que yo lo he hecho escribiéndolo', declara el autor.

Por su parte, el cubano Rogelio Saunders (La Habana, 1963) hace su desembarco editorial en España con La cinta sin fin, una serie de relatos inspirados en el estilo libérrimo y hermético de Artaud, Samuel Beckett, Blanchot o Bataille, pero también de escritores de su país como José Lezama Lima. Miembro del grupo literario Diáspora(s), entre sus títulos cabe destacar el poemario Polyhimnia y el conjunto de relatos El mediodía del bufón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002