Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene al presunto autor de los actos vandálicos en Huelva

El joven, de 18 años, está internado en un centro de reforma social

La Policía de Huelva detuvo en la noche del viernes a G. V. R., de 18 años, como presunto autor de los actos vandálicos registrados en las últimas semanas en la capital onubense y que habían provocado una fuerte alarma social. Este joven había sido detenido con anterioridad en nueve ocasiones y está internado por orden del Fiscal de Menores de Huelva en un centro de reforma en Puerto del Real (Cádiz).

Entre los actos vandálicos de los que se le responsabiliza se encuentran el incendio de un bar del centro de la ciudad, el de la caseta de una cruz de mayo y los de numeros contenedores de basura del centro de la capital. Pese a su juventud, G. V. R. había sido detenido con anterioridad en nueve ocasiones por 'robo con fuerza, daños intencionados, exhibicionismo e intento de agresión sexual, entre otros delitos', explicó ayer el subdelegado del Gobierno en Huelva, Carmelo San Martín. El subdelegado indicó que la Policía investiga si este joven está relacionado además con la quema de vehículos que se está dando en la capital onubense desde principios de año.

El centro donde estaba interno el joven detenido tiene régimen abierto, por lo que podía visitar todos los fines de semana a su familia en Huelva, momento que aprovechaba, según se desprende de las investigaciones, para cometer los actos vandálicos que se intensificaron entre los días 20 y 30 de abril.

Se prevé que el joven pase a disposición del juzgado de instrucción número 3 de Huelva mañana lunes.

El alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, del PP, que compareció junto al subdelegado, aprovechó para cargar contra la oposición, que había criticado la inseguridad existente en Huelva: 'Ante la ausencia de proyectos para la ciudad se refugian en judicializar la política y crear alarma social en torno a algo que se ha puesto de manifiesto que es producto de un psicópata y que, afortunadamente, gracias a la actuación de la policía antes o después se les detiene'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002