Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROPIEDADES DEL ESTADO EN VENTA O EN DESUSO

Ni un solo ladrillo municipal en Almería

Los terrenos en los que se asentaba la antigua prisión de Almería y que el Estado permutó en su día con el Ayuntamiento a cambio de otros donde se ubica el actual centro penitenciario, siguen en baldío en la capital.

El Ayuntamiento de Almería no ha puesto ni un solo ladrillo del que está destinado a ser el nuevo cuartel de la Policía local a pesar de que el concejal de Seguridad Ciudadana, Diego López, anunció en marzo de 2000 su inauguración para este mismo año. 'Entre junio y noviembre de 2002 se habrá terminado de construir', dijo López.

El mismo alcalde, Santiago Martínez Cabrejas, del PSOE, fechó la colocación de la primera piedra para el mes de octubre de 2000, algo que tampoco se cumplió. La falta de liquidez del Consistorio y el recurso a los créditos bancarios han congelado un proyecto que, según el concejal de Obras Públicas, Juan Carlos Pérez Navas, sigue su curso 'sin problemas'.

MÁS INFORMACIÓN

'Las obras no están adjudicadas pero se ha encargado el estudio geotécnico del terreno, imprescindible para llevar a cabo la construcción', asegura Pérez Navas. Las reiteradas denuncias realizadas por el grupo político de la oposición sobre la 'inoperatividad' del proyecto y la 'falta de voluntad' por llevarlo a cabo encuentran justificación en los últimos presupuestos municipales de 2000 y 2001: no existe un solo euro destinado a la ejecución de la obra.

El proyecto básico del edificio fue ganado tras un concurso de ideas por los arquitectos Javier Bardón, Gerardo Ayala y Mateo Ayala Calvo que, con el título de Entrepatios, diseñaron un moderno edificio.

El cuartel diseñado se presentaba como un edificio abierto y moderno que diera la imagen de un cuerpo policial al servicio del ciudadano con la inclusión de patios, jardines, aulas y zonas de oficinas visibles al exterior. El coste al que ascendía, que se aproximaba a los 7,8 millones de euros (unos 1.300 millones de pesetas), no incluía la cantidad que también sería necesaria -unos 4,2 millones de euros- para dotar las dependencias con el material adecuado.

Las advertencias de la oposición sobre la falta de presupuesto cayeron en saco roto y meses más tarde las reuniones anunciadas por el entonces titular de Seguridad Ciudadana con 'otras administraciones' para conseguir financiación no tuvieron ningún fruto. Los autores del proyecto sí recibieron por ganar el concurso de ideas 6.000 euros (un millón de pesetas) y unas placas de manos del Ayuntamiento el 13 de marzo de 2000. El concejal de Obras Públicas, Juan Carlos Pérez Navas, ha asegurado que el equipo ganador del concurso trabaja 'ya' en la redacción del proyecto que se tiene que ejecutar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002