Las reservas de los Gobiernos

Los Gobiernos de los países miembros de la UE aprueban, aunque no sin algunas reservas, la propuesta de permitir a los laboratorios informar sobre sus productos a los pacientes enfermos de sida, asma o diabetes. Entre los Gobiernos, el de España incluido, existe un cierto malestar porque el control de la información que las empresas ofrecerán a los pacientes irá a cargo de la Agencia Europea del Medicamento. 'Los países prefieren tener en sus manos esta competencia, a través de las respectivas agencias nacionales del medicamento o de la Dirección General de Farmacia en el caso de España', señala el director de la Agencia Española del Medicamento, Fernando García Alonso.

Éste es, según García Alonso, el aspecto 'más controvertido' de la propuesta de la Comisión Europea y que los países miembros pondrán sobre la mesa en el momento de su discusión, prevista para dentro de unos meses.

El director de la Agencia Española del Medicamento consideró 'razonable' que la experiencia arranque 'con un plan piloto' y con los fármacos propuestos, ya que se destinan a enfermos que, o bien ellos o bien sus familiares 'ya suelen demandar información sobre los fármacos que les prescriben'. 'La propuesta no hace más que acercarse a la realidad social, porque pretende regular algo que ya se está produciendo, aunque no oficialmente', señaló García Alonso.

Según el responsable de la Agencia Española del Medicamento, organismo que depende del Ministerio de Sanidad, 'es bueno que los pacientes tengan información de los fármacos que deben tomar, pero han de tener información veraz y controlada, y esto es lo que pretende la Comisión'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de abril de 2002.