Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE asume que no podrá evitar las primarias para elegir a sus candidatos a las alcaldías

Sólo se dan por seguro los cabezas de listas de Almería, Granada, Sevilla y Huelva

El PSOE de Andalucía empieza a asumir que no podrá evitar las primarias en algunas capitales andaluzas. Conforme se acerca la fecha de la elección de sus candidatos a los comicios municipales, el próximo 2 de junio, son cada vez más perceptibles las dificultades de lograr amplios acuerdos, por lo que empieza a circular con insistencia el mensaje de que 'tanta legitimidad tiene un candidato elegido por la vía del consenso que por primarias'. La negativa de la consejera de Economía y Hacienda, Magdalena Álvarez, a asumir el cartel electoral a la alcaldía de Málaga sitúa a esta capital en el epicentro de las preocupaciones del PSOE. Es casi seguro que cuatro candidatos repetirán.

MÁS INFORMACIÓN

Málaga es una de las siete capitales españolas de acción electoral prioritaria para los socialistas, ya que, según estiman las direcciones federal y regional, el Partido Popular puede perder la mayoría absoluta, lo que les permitiría recuperar, mediante alianzas, un ayuntamiento que gobernaron con un desahogado respaldo desde 1979 a 1995.

La propuesta de Álvarez, además de gancho electoral, tenía para los socialistas otra virtualidad: la de concitar el consenso de la mayoría de los diferentes sectores del PSOE malagueño. Pero ni las palabras de José Luis Rodríguez Zapatero, en conversación telefónica, ni las de Manuel Chaves ni las de otros altos cargos socialistas han pesado más que las 'razones personales' esgrimidas por la consejera.

Los socialistas malagueños se ven casi abocados a ir a un proceso de elecciones internas para elegir a su aspirante, aunque en los dirigentes malagueños está pesando como una losa la responsabilidad: 'Podemos dinamitar las expectativas de obtener unos buenos resultados si vamos a primarias', asegura un dirigente regional, que reconoce que el sistema de elección interno 'por muy limpio y educado que sea, también puede ser incontrolable'.

De hecho, nada más hacerse pública la negativa de Magdalena Álvarez, algunos dirigentes malagueños han roto el compromiso de agotar el diálogo interno -que implicaba no sólo al candidato sino también a los integrantes de la lista- antes de apostar por una opción. El portavoz municipal, Francisco Oliva, y la gerente del patronato de la Costa del Sol, Ana Gómez, se perfilan como candidatos en unas primarias en las que la dirección provincial que lidera Marisa Bustinduy pretende no dar ninguna directriz, al menos de manera expresa y oficial. Por el contrario, la teoría expresada en órganos internos por José Luis Rodríguez Zapatero es que las direcciones no deben 'abdicar' de esta responsabiliad, sino proponer a los candidatos que consideren tienen más posibilidades de triunfo.

En los cálculos del PSOE de Andalucía no entra el que se celebren primarias en aquellas capitales que gobiernan, por lo que se da prácticamente por seguro que los alcaldes de Almería, Santiago Martínez Cabrejas, de Granada, José Moratalla, y de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, seguirán al frente de los carteles electorales.

Tampoco prevé el PSOE cambios al frente de la lista municipal de Huelva, en la que repetirá el actual portavoz, José Juan Díaz Trillo, quien recientemente fue elegido secretario general del comité municipal. En un principio se especuló con un cambio de cartel en el supuesto de que se produjera un traspié judicial del alcalde, el popular Pedro Rodríguez.

En el resto de las capitales está todo abierto y no se descarta ninguna posibilidad. Los dirigentes del PSOE advierten que 'tanta legitimidad tiene un candidato elegido por la vía del consenso que por primarias', afirma el secretario de Organización, Luis Pizarro. Y el responsable de Ciudades y Política Municipal, Salvador Pendón, recuerda: 'Tenemos claro que las primarias es un instrumento de garantías para los afiliados'.

La propia candidatura de la consejera de Cultura, Carmen Calvo, está más en el aire que nunca, pese a que la opinión de Manuel Chaves y la de otros dirigentes del PSOE es la de que es la más idónea. 'Es la mejor opción, pero tampoco se trata de crear conflicto con la agrupación cordobesa', aclara una fuente del PSOE. Seis de las ocho agrupaciones cordobesas han pedido a José Mellado que continúe al frente de la candidatura, aunque, según el reglamento del PSOE, los aspirantes que hayan perdido dos elecciones -en 1995 y 1999 en este caso- no tienen la opción de presentarse a una tercera.

En Jaén, las dudas de la dirección pronvical entre presentar al actual portavoz municipal, Manuel López, y al presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Gutiérrez, se están disipando a favor de éste último. En Jaén se trata, a toda costa, de evitar las primarias que, según se afirma en el PSOE, tan caras les resultó para sus intereses en las últimas elecciones, en las que el PP obtuvo la mayoría absoluta.

En cuanto al candidato de Cádiz, en el PSOE se está a la espera de que el presidente de la Diputación, Rafael Román, diga la última palabra. El de Cádiz es el único caso en el que ha habido una defensa pública y explícita de Chaves y Pizarro del nombre del candidato. En esta ciudad, donde Teófila Martínez logró ser la alcaldesa más votada de una capital española, el PSOE pretende parar su suelo electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de abril de 2002