Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acusado del asesinato del bar Acua será juzgado por otra violación

La máxima de que el asesino vuelve al lugar del crimen se cumplió con implacable fidelidad el 6 de enero del año pasado, cuando G. F. B. era detenido en el bar Acua de Vitoria por un crimen ocurrido en dicho establecimiento tres semanas antes. Una empleada de limpieza había sido brutalmente violada y asesinada y el arrestado era el principal sospechoso para los investigadores. Este caso vuelve a la actualidad porque ahora la Fiscalía local ha formulado una acusación contra este mismo hombre, un cántabro de 23 años, de gran estatura y complexión fuerte, al que imputa una agresión sexual de la que fue víctima la empleada de una céntrica panadería vitoriana.

Los hechos se produjeron un mes antes del crimen del bar Acua, en concreto el 12 de noviembre de 2000. Según el escrito de acusación fiscal, a las 6.20 horas un hombre logró penetrar en el comercio gracias a que la persiana exterior no cerraba del todo. Tras franquar la puerta se dirigió hacía la empleada, una mujer de 34 años que en ese instante trabajaba sola en el obrador y que comenzó a gritar cuando le vio. Tras golpearla y derribarla, la violó entre amenazas, mientras ella intentaba disuadirle señalando que su jefe podía llegar en cualquier momento. Posteriormente la encerró en el baño del local y le dijo que no avisara a la policía hasta después de un tiempo.

El fiscal pide nueve años de prisión y 13.000 euros de indemnización para la mujer agredida, mientras la acusación particular solicita 12 años de cárcel y cinco millones de pesetas. El procesado ha estado encarcelado en las prisiones de Basauri, Logroño y Santander desde su arresto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002