Las tarifas de los parquímetros serán hasta un 82% más caras que la ORA

El aparcamiento ilegal aumentará, dice el PSOE

Aparcar dos horas en la capital costará, con el nuevo sistema de parquímetros que el Ayuntamiento implantará a partir del próximo otoño, casi el doble de lo que vale con la actual ORA (Operación de Regulación del Aparcamiento). Con las tarifas de los parquímetros que maneja el área de Movilidad Urbana, y que están pendientes del visto bueno de la Concejalía de Hacienda, la media hora costaría 0,25 euros (con la ORA vale 0,24); una hora, 0,5 euros (con la ORA cuesta 0,48); y una hora y media, un euro (con la ORA vale 0,72 euros). Pero la subida más importante la sufrirá quien desee aparcar dos horas: con los parquímetros le costará 1,75 euros (0,79 euros más de lo que cuesta aparcar con la ORA), lo que supone un incremento del 82%.

Más información

'Lo que queremos es penalizar las largas estancias y animar a la gente a usar el transporte público, y no el coche privado, para ir al centro', explicó ayer el concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez.

Para PSOE e IU, el aumento del precio en el aparcamiento de dos horas es 'desmesurado'. Además, denuncian que el Gobierno municipal aprobó en el último pleno el pliego de condiciones de los parquímetros sin que en él estuviese incluido el precio de lo que va a costar estacionar, ni el número de plazas que va a haber. 'Herráez da cifras aproximadas de precios y de número de plazas, pero no las ha incluido en el pliego de condiciones, lo que es inadmisible', afirmó el edil socialista Eugenio Morales. Y añadió: 'Lo único que sabemos es que el Ayuntamiento va a pagar 17 millones de euros (2.828 millones de pesetas) anuales durante 11 años a las empresas privadas [que gestionarán los parquímetros], cuando el sistema podría haberse gestionado perfectamente desde lo público'.

El PSOE pide la creación de una empresa municipal de aparcamientos para gestionar los parquímetros. IU exige que el nuevo sistema de estacionamiento sea dirigido desde Emitra, empresa mixta que gestiona la grúa.

El sistema de parquímetros dividirá las calles de Madrid en dos zonas: los bordillos de las destinadas a residentes se pintarán de verde y los de los visitantes, de azul. El 70% de las plazas será para los residentes y el resto para conductores de paso. Los visitantes podrán aparcar en zona de residentes, pero sólo una hora, y los residentes podrán hacerlo en zona de visitantes durante dos horas. 'Con la ORA, los residentes no tenían garantizada ninguna zona de aparcamiento; con los parquímetros se les ha reservado el 70%', subrayó Herráez.

Pero IU y PSOE tienen un punto de vista distinto sobre el asunto. 'Antes, los residentes podían aparcar donde querían, y ahora no van a poder hacerlo en el 30% de las plazas porque serán para los visitantes', denunció el concejal de IU Julio Misiego.

Según los datos de IU, sacados de un estudio del Ayuntamiento de 1999, ese 30% de reserva para los visitantes se traduce en que los residentes perderán un total de 11.884 plazas de aparcamiento respecto a la ORA: 6.339 en la primera fase de implantación de los parquímetros (actual zona ORA) y 5.545 en la segunda fase (que llegará por el norte hasta plaza de Castilla, por el este hasta Ventas, por el sur hasta Palos de Moguer y por el oeste hasta la Casa de Campo). 'Eso sin contar con los casi 7.900 aparcamientos ilegales que improvisaba la gente en 1999, y que aumentarán con el sistema de parquímetros', añadió Misiego.

Además, según el edil Eugenio Morales (PSOE), con la actual ORA ya está comprobado que hay residentes que no tienen plaza para aparcar; para demostrarlo, Morales se remite a la última memoria de la Empresa Municipal de Transportes (EMT): 'En la ORA hay en total 38.787 plazas permitidas para vecinos y gente de paso, y tienen tarjeta anual 38.877 residentes. Así que, como mínimo, hay 100 vecinos que no tienen plaza de aparcamiento', aseguró Morales.

'Antes, al residente le era imposible aparcar. Con los parquímetros, los visitantes preferirán dejar el coche en casa y quedarán zonas vacías para residentes. Es una obviedad y se verá con el tiempo', replica Herráez.

PSOE e IU denunciaron una vez más que la gestión de los parquímetros se haya dejado en manos de las empresas privadas por un periodo de 11 años y que el Ayuntamiento tenga que pagar un canon anual de 17 millones de euros (2.828 millones de pesetas). 'El contrato de los parquímetros es un despilfarro y va a costar mucho dinero a los madrileños', afirmó Morales. 'Con este desembolso millonario no se resuelve en absoluto el problema del aparcamiento en Madrid', remachó Misiego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2002.