El Supremo decide hoy el recurso del Gobierno contra la sentencia del sueldo de los funcionarios

La Sala de los Social del Tribunal Supremo fallará hoy si estima o no el recurso de casación interpuesto por el Gobierno contra la sentencia de la Audiencia Nacional que hace un año dio la razón al sindicato Comisiones Obreras y anuló la congelación salarial de los funcionarios decidida por el Gobierno en 1996 y plasmada en los Presupuestos del Estado de 1997.

CC OO pidió al Supremo que no admitiera a trámite el recurso del abogado del Estado con el argumento de que la sentencia de la Audiencia Nacional trataba sólo de una cuestión de personal y no de una superior de política económica. Es decir, para este sindicato, el Gobierno, con la congelación, incumplió un pacto firmado con los sindicatos en 1994 para que los funcionarios recuperaran poder adquisitivo pese a que aquel acuerdo tenía fuerza de ley.

Más información

El Gobierno, en su recurso, argumentó que la congelación salarial a los funcionarios fue una decisión de política económica y así se lo hizo saber a los sindicatos en 1996 el entonces ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, en la reunión del 19 de septiembre que la Audiencia Nacional consideró un acto administrativo con el que se contravino el pacto firmado con los sindicatos por el último Ejecutivo socialista. Rajoy comunicó entonces a los respresentantes sindicales que el Gobierno había decidido congelar los salarios de los funcionarios y argumentó que con aquella decisión el Ejecutivo pretendía 'defender los intereses generales' a través de la elaboración de unos Presupuestos restrictivos para reducir el déficit público.

Compromiso de Posada

En marzo del pasado año, el titular de Administraciones Públicas, Jesús Posada, se comprometió en el Congreso de los Diputados a cumplir lo que diga el Supremo. Posada, en todo caso, se mostró convencido de que el tribunal estimará su recurso y dará la razón al Ejecutivo en su valoración de que la congelación fue una medida de política económica que trasciende cualquier pacto previo sobre los salarios de los empleados públicos.

El sindicato CC OO, que ganó hace un año y por sorpresa la batalla en la Audiencia Nacional, teme que el Supremo estime el recurso del Gobierno, pero está asimismo convencido de que le recriminará haber incumplido un pacto con fuerza de ley: el acuerdo de 1994. Es decir, teme que el Supremo estime el recurso del Gobierno, que razona que la congelación fue aprobada por el Parlamento y, por tanto, fue refrendada por la máxima representación de la soberanía popular en democracia. Pero también confía en que no dé toda la razón al Gobierno y, al recriminarle haber incumplido un acuerdo, deje una vía abierta para poder reclamar los atrasos que, a su juicio, el Ejecutivo adeuda a los funcionarios. La sentencia no se conocerá hasta dentro de unas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2002.

Lo más visto en...

Top 50