Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía descubre un túnel bajo la Embajada de EE UU en Roma

Detenidos nueve presuntos terroristas marroquíes con planos de la zona

La policía italiana ha encontrado varios agujeros sospechosos en los muros subterráneos que protegen el acceso a las tuberías de agua de la Embajada de EE UU en Roma. El hallazgo de estos orificios, por los que podría colarse una persona, se produjo cuando los carabinieri registraban la zona próxima a Via Veneto, donde está situada la sede diplomática estadounidense, a raíz de la detención el miércoles de cuatro marroquíes en un piso del sur de la periferia de Roma.

En el piso de los detenidos fueron hallados mapas de la ciudad, con el área de Via Veneto señalada, además de información detallada de la red hídrica, y un paquete con cuatro kilos de ferrocianuro potásico, un producto químico usado en jardinería del que se puede obtener cianuro. Tras el hallazgo de los agujeros, ha cobrado sentido la hipótesis de que los marroquíes detenidos hubieran finalizado su trabajo, para dejar paso a la acción de los terroristas encargados de perpetrar un atentado.

El juez que se ocupa de la investigación preliminar aceptó ayer la hipótesis del fiscal Franco Ionta y confirmó el encarcelamiento de los cuatro marroquíes detenidos el miércoles y de cuatro de los cinco compatriotas arrestados el fin de semana anterior, una vez recibida la noticia de la existencia de los agujeros cerca de la Embajada. La acusación que pesa sobre todos es la de asociación subversiva.

Los investigadores intentan ahora averiguar la procedencia del ferrocianuro potásico hallado en el apartamento de Tor Bella Monaca, en el sur de la periferia de la ciudad, ante el temor de que otro grupo de terroristas vinculados a Al Qaeda pueda hacerse cargo de la acción terrorista y piense llevarla a cabo pese a todo. Según los magistrados, los terroristas tenían intención de colocar una bomba química en la Embajada, situada en Via Veneto, una de las arterias principales de la capital italiana, o bien introducir el cianuro en las tuberías de agua del edificio, provocando, en ambos casos, decenas o centenares de víctimas.

Según técnicos de la red hídrica de la ciudad, 'la última revisión de las paredes de acceso a los conductos de agua fue realizada el pasado 10 de enero; por tanto, las perforaciones se hicieron posteriormente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de febrero de 2002