Badajoz analiza el auge de los artistas latinoamericanos en Europa

Europa es más permeable ahora a los artistas latinoamericanos que hace unos años, cuando estaban absolutamente marginados. Ésa es una de las conclusiones a la que han llegado directores de importantes museos de arte moderno, curadores, artistas y críticos, que han participado en Badajoz en un seminario sobre el futuro de las artes plásticas en América Latina. El regreso a Occidente de los artistas, según los participantes, no se hace en términos pasivos, ya que el arte virtual puede convertirse en un agente subversivo.

Los participantes en el foro organizado por el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) coincidieron en una apreciación: desde 1992, año de celebración del quinto centenario del descubrimiento de América, nada es igual. Antes de esa fecha resultaba muy difícil que el Primer Mundo aceptara exposiciones procedentes de América Latina. Hubo un antecedente claro: en 1998 el Museo de Arte Moderno de Amsterdam organizó una exposición denominada U. A. B. C. (Uruguay, Argentina, Brasil y Chile). El acontecimiento tuvo gran repercusión en Holanda, pero en España, la supuesta puerta de entrada de América en Europa, nadie promovió su montaje y pasó por elevación yendo a parar al Gulbenkian de Lisboa. El dato lo proporcionó Ángel Kalenberg, director del Museo Nacional de Arte Moderno de México: 'Aquí no hubo quien la quisiera recoger'.

Cambios

El panorama se ha modificado, y espacios museísticos e instituciones como el Reina Sofía, el MEIAC o Telefonica están apostando por los creadores de aquel continente. El arte latinoamericano ha dejado de ser considerado marginal. El director del seminario, José Jiménez, subrayó ese dato en la introducción del seminario: 'Tras casi dos siglos de ser considerado marginal, de figurar sólo en los apéndices de las historias de arte académicas, asistimos ahora a un recocimiento generalizado de la importancia de ese territorio'.

Helio Oitcica, Alfredo Jaar, Liliana Porter, Carlos Capelán, Luis Camnitzer, Ignacio Iturria, Gabriel Orozco, Nadin Ospina o Santiago Sierra son algunas de las apuestas seguras desde Latinoamérica. 'El arte conceptual de esa zona ya dispone para la consideración del mundo de un perfil propio y reconocible', apuntó Ángel Kalenberg, que enfatizó sobre su virtud fundamental: 'La capacidad creativa. Porque no carga con el peso de la tradición centenaria de Europa, y eso dota a los artistas latinoamericanos de un coeficiente mayor de libertad para interpretar en sus obras los acontecimientos del momento'.

El seminario se celebró como actividad omplementaria de la la exposición El final del Eclipse, organizada por la Junta de Extremadura, Telefonica y el Museo Santa Fe de Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50