El Supremo rechaza tramitar la querella contra Matas por el 'caso Formentera'

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha resuelto inadmitir la querella presentada por el PSOE e IU contra el ministro de Medio Ambiente y ex presidente de Baleares, Jaume Matas, según ha trascendido en medios del alto tribunal. El auto de inadmisión, que se conocerá en los próximos días, se centrará en el hecho de que el Supremo no puede abrir un segundo proceso sobre unos hechos que están siendo investigados en Baleares en una causa que debe seguir su tramitación, independientemente de que pueda acabar en el Supremo.

El PSOE e IU presentaron el pasado diciembre ante esa Sala de lo Penal una querella contra el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, por supuesto delito electoral y falsedad durante su etapa de presidente del Gobierno balear. La querella se dirigía también contra otras 13 personas, entre ellas la diputada del PP Rosa Estarás. La acusación se refería a la presunta trama del Gobierno balear para captar votos de emigrantes de forma irregular y que se denomina caso Formentera.

Más información

Un plan para captar votos

La querella describía el plan 'preconcebido y escrupulosamente diseñado' para que el PP obtuviera en Formentera, en las elecciones autonómicas de 1999, unos votos que, dado el escaso censo electoral de la isla, pudieran decantar a su favor la obtención del escaño que dicha circunscripción tiene asignado en el Parlamento balear.

Según los querellantes, entre febrero y mayo de 1998, el presidente balear Jaume Matas, y personas de su entorno, idearon un plan para obtener votos para el PP procedentes de españoles o de sus descendientes con residencia en Argentina y Uruguay, personas que nunca habían estado en el censo electoral de Formentera.

El plan estuvo coordinado por Mari Pau Segura, quien realizó al menos cuatro viajes a Argentina. Según la querella, 72 de los 74 residentes en Argentina que luego aparecieron inscritos en el censo de Formentera votaron la candidatura del Partido Popular.

El teniente fiscal del Supremo, José María Luzón, mano derecha del fiscal del Estado Jesús Cardenal, informó en contra de la admisión a trámite de la querella al considerar que no existe 'base indiciaria', ni datos, ni pruebas de la participación de Matas para avalar 'una imputación razonable y personalizada' contra él o contra la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Rosa Estarás.

Para Luzón, el uso de viajes oficiales 'para la atracción del voto de los emigrantes' no constituye delito electoral ni malversación, 'al no acreditarse que tal actividad de captación de votantes supusiera un gasto adicional'. Luzón pedía que siguiera actuando el Tribunal Superior de Baleares. Sin embargo, la fiscalía de Ibiza y el fiscal jefe de Baleares solicitaron meses atrás que Matas declarase ante el Supremo, pero el fiscal general del Estado bloqueó esa iniciativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50